6 de marzo de 2015
El candidato del PSM a la presidencia de la Comunidad de Madrid insiste en que "lo que tenga que ocurrir ocurra pronto" y lamentaque a tres meses de las elecciones el debate se centre en "asuntos que tienen que ver con nombres propios" y no de los importante

Monago, el travieso

Monago, el travieso
Hijo de guardia civil y nieto de cartero, el presidente de Extremadura por obra y gracia de tres díscolos parlamentarios de Izquierda Unida, es un chico travieso, singular, atrevido y dispuesto siempre a romper uno de los principios que rigen entre bomberos: no pisarse la manguera. José Antonio Monago lo ha hecho de nuevo, al colocar en cómic las distintas visiones y realidades de dos jóvenes, uno extremeño y otro andaluz. En el minuto uno su compañero y candidato andaluz Juanma Moreno le ha dicho que no están los tiempos para bromas, y otro tanto le ha recordado la secretaria general del PP. Monago no retira los " Sures" y pide que se tomen las bromas políticas con humor, que él se está jugando su presidencia y en la guerra y en el amor todo vale, mientras deja en el aire sus vuelos a Canarias en busca y captura de Olga María Henao, la " compi" que viajaba más que el baúl de la Piquer. Sucesor en la Extremadura de Rodriguez Ibarra de Carlos Floriano tiene la sabiduría del terruño, que le asesora en directo sin pasar por el arriolismo de la calle Génova. Si gana y gobierna el 24 de mayo todos sus pecados le serán perdonados. Si pierde, ya sabe, al infierno.