7 de mayo de 2015
La candidata a la Alcaldía y presidenta del PP de Madrid asegura también que su relación con el `Tamayazo´es "cero"

Monedero y Goya

Monedero y Goya
Habia que estar muy cansado de todo y de todos para comprarse una casa a la orilla del Manzanares y decorar sus paredes con las pinturas más trágicas y duras que salieron de sus pinceles. Lo hizo Goya mientras reinaba en España José Bonaparte y entre todas, y para recordar al mundo y recordarse a sí mismo lo fugaz de la vida, destaca su Saturno devorando a uno de sus hijos. Entre las pinturas negras de la política española es lo que ha plasmado Pablo Iglesias "devorando" a Juan Carlos Monedero, uno de los hijos de Podemos. Las revoluciones se han hecho siempre así: canibalizan a sus dirigentes antes o después. Lo hizo Stalin con Trosky y el resto de compañeros bolcheviques; lo hizo Mao con los dirigentes de la Revolución Cultural; lo hizo Fidel Castro con el Ché y los compañeros de Sierra Maestra. El ideólogo Monedero se convirtió en lienzo negro cuando el ministro Montoro le sometió a las pinceladas de Hacienda. Ya estaba devorado por la opinión pública antes de que el Saturno de Podemos le arrancara su cabeza de las listas electorales. Puede sentarse en el museo del Prado y elegir entre Robespierre y Marat.