29 de mayo de 2015
Aguado dice que la candidata del PP tiene la oportunidad de demostrar con "hechos" si está dispuesto a aceptar el pacto anticorrupción de C's --no apoyará a ningún partido con imputados en las listas--. "Va a tener que mojarse y decidir qué hace con este señor"

Dolores Cospedal y la talla de Salzillo

Dolores Cospedal y la talla de Salzillo
Sometida en estos días de resaca electoral a un duro e injusto Vía Crucis, Dolores Cospedal tiene en la memoria - como buena opositora a la abogacía del estado - la talla de Salzillo que habita en la iglesia de Santa Catalina, en El Bonillo, el pueblo de sus padres. Allí, la Dolorosa acogía en 1965, cuando nació la mujer que sirve de escudo a Mariano Rajoy, a sus cinco mil habitantes y a sus rezos sobre los restos romanos y mozárabes que apoyaron a los Reyes Católicos. Tal vez su nombre lo escogió don Ricardo de la escultura de la Virgen con el corazón atravesado que preside el altar mayor, y ahora ya sabe que los puñales de la política hieren lo mismo o más que los de acero. Ser la diosa Jano en el PP de nuestros días está mal visto, que como escribió Benavente los intereses creados son muchos y poderosos, y las fidelidades se pagan tarde y mal en el libro de cuentas de los partidos. Liberal e independiente desde sus años mozos en el PRD de Antonio Garrigues y Florentino Pérez, puede que termine de ministra por combatir un pasado que no era el suyo y no defender sus propio futuro político. Los tiempos siempre cuentan.