20 de abril de 2015
Rato: de las black al blanqueo
Escondida entre las preguntas sobre las tarjetas black de Bankia, el fiscal Luzón le mandó hace seis meses un misil a Rodrigo Rato, ex vicepresidente, ex ministro de Economía, ex ministro de Hacienda, ex director general del FMI, ex presidente de Bankia, ex lujo del PP en la reserva: ¿ por qué le había ingresado el banco Lazard, el de los cinco contratos de asesoramiento con Bankia, 6 millones de euros en el paraíso fiscal de Luxemburgo?. Quedose en blanco durante unos segundos para luego hablar de unos derechos sobre acciones del banco en el que también había trabajado. De la negritud de las tarjetas a la investigación por blanqueo de capitales, convertido en el malo de varias películas del poder, vendida su casa sin estrenar en Cabañuelas, lejos de los balcones de Semana Santa , lejos de los amigos, "scracheteado" a su regreso de Ginebra. Rodrigo quiso ser El Cid de la nueva banca y aceptó unir las dispersas mesnadas de las cajas de la derecha para formar su propio ejército de acciones preferentes. Se ha quedado en el Rodrigo del puñal apuntando a su pecho. Como escudo sólo tiene a Jaime.