www.cronicamadrid.com
    28 de septiembre de 2020

RAUL HERAS

Llena de banderas, sobrada de reproches y falta de acuerdos. Ese es el resumen de la visita que Pedro Sánchez realizó a Isabel Díaz Ayuso. Hace 50 años Peter Brook habló del “ espacio vacío “ para explicar los 4 teatros que percibían los espectadores: el teatro mortal, el teatro sagrado, el teatro tosco y el teatro inmediato. En la Puerta del Sol vimos un ejemplo de los cuatro.
Si a los Presupuestos Generales del Estado se les llama, y con razón, el Evangelio de un país por la importancia que tienen para su administración en todos los campos, la vicepresidenta Calviño ha pensado que necesita a cuatro apóstoles para que lo difundan en Europa.
En la Asamblea de Madrid se escenifica la penúltima escena de la guerra política que vienen manteniendo los 6 partidos y formaciones con representación parlamentaria
Sus cuatro vicepresidentes autonómicos lson os que le confieren una capacidad de envite muy superior a la de la representación en el Congreso
La “ delegada” de la Comisión Europea en España, Nadia Calviño, es la casamentera encargada de cumplir y hacer cumplir las condiciones que le han puesto a España para recibir las ayudas. Viajes constantes a Frankfurt y a Bruselas tan sólo conocidos por el presidente Sánchez.
Vox no ha presentado todavía su anunciada moción de censura contra Pedro Sánchez y su Gobierno por no tener quien suba a la tribuna del Congreso a defender su necesaria candidatura
Los dueños de cada una de las P mayúsculas que rigen y dirigen (formalmente) la política en España tienen el mismo problema y coinciden en la misma decisión para afrontarlo: están en sus horas más bajas, no cuentan con el aprecio de los más de los suyos. Como los apóstoles, se les conoce por sus nombres y por sus acciones.
Presidenta y alcalde, con sus respectivos equipos de fieles detrás, ya saben que en Madrid se muere políticamente con extraordinaria facilidad si desde el núcleo central del Partido Popular se atisban más ambiciones de las permitidas
Terminará por convencer a los dos, a Pablo Iglesias para que acepte el apoyo de Ciudadanos, y a Inés Arrimadas para que asuma la presencia de Podemos. A los tres, por diferentes motivos, les interesa presentarse con perfiles de estadistas, dispuestos a renuncias a cambio de sacar adelante a España. Tienen además el mayor y mejor de los aliados para ello: la Unión Europea y los 140.000 millones de euros que han aprobado.
Entre la pandemia sanitaria y la pandemia de escándalos que sacuden a la Monarquía, Felipe VI no se salva del exigente juicio de los ciudadanos de a pie, por mucho que lo intenta, saliendo del alejado palacio de La Zazuela y “pateandose” las 17 Comunidades que conforman nuestro entramado político
Se salva al no haber elecciones inmediatas pero Pablo Casado ha cometido en el Pleno del Congreso el mismo error que cometió hace 27 años José María Aznar en un plató de televisión. El actual presidente del PP ha reconocido que lo conseguido por el presidente del Gobierno en Bruselas es un buen acuerdo, pero que Pedro Sánchez lo ha hecho mal.
Cinco siglos les separan pero los “generales” de la Casa Orange de hoy intentan tomarse cumplida venganza de las derrotas que sufrieron - la última en Breda y plasmada por Diego Velazquez en 1635 - ante los “generales” de la Casa Borbón actual. Tres Guillermos y tres Felipes como protagonistas, con intereses ingleses y daneses por medio. También, el primer intento separatista serio por parte de Cataluña.
Europa ya es el árbitro del desenlace de esta nueva guerra. De la generosidad y solidaridad del poder que emana de Bruselas y de Berlín depende el resultado
Bajo el síndrome del Covid 19 la carrera hacia las urnas ya ha comenzado en Cataluña. Y de la peor manera, con denuncias de espionaje y crisis de identidad en los partidos, tanto en el ámbito autonómico como en el nacional. Es la tercera batalla política del año tras las de Galicia y Euskadi, y también la va a perder el Gobierno.
Las dos elecciones autonómicas del 12 de julio han enviado al líder de Podemos al Infierno político y al del PSOE al Purgatorio. En Galicia y en Euskadi ninguno de los dos representa al poder o a la oposición. Los socialistas son tercera fuerza en ambas Comunidades; y la formación morada ha desaparecido en la gallega.
1,294921875