www.cronicamadrid.com
    21 de septiembre de 2020

RAUL HERAS

Ver a tu elegido como sucesor perder dos elecciones seguidas le costó a José María Aznar sangre sudor y lágrimas. Mayor aún fue el precio cuando Mariano Rajoy consiguió su propia mayoría absoluta, al tercer intento, y se salió de la sombra que se extendía desde FAES hasta el palacio de La Moncloa. El sucesor de los dos, Pablo Casado, Ha aprendido de ambos: escuchar y complacer a quien te protege hasta llegar al poder.
Convertido en el gran chef político del presidente del Gobierno, Ivan Redondo, su jefe de Gabinete y máximo encargado de otear el futuro, le está preparando dos grandes platos para el otoño: cambio de Gobierno, con menos ministros, o elecciones anticipadas. Si el apetito de Pedro Sánchez está al mismo nivel que la crisis puede que opte por los dos.
Las olas desatadas en la Justicia y en la Guardia Civil no son las únicas pero pueden por terminar de ahogar a Pedro Sánchez y al resto del Gabinete
Los coches cargados de banderas nacionales que llenaron el domingo la capital del Reino hicieron el papel de las ramas desgajadas del bosque escoces avanzando hacia el castillo del poder. Atrapadas en su papel de protagonistas modernos de las tres tragedias del contemporáneo de Cervantes, temen que ese bosque se llame Birnam.
El presidente quería ganar en el Congreso y sin ERC, Bildu era la “carta secreta”. Ordenó la jugada y se equivocó la jugadora
La pandemia va a alumbrar un nuevo mundo. De todos en general y muy en particular de la clase política deberíamos esperar que se basara en dos principios que ya son bicentenarios: la igualdasd y la libertad. En España, igual que en el resto de los países, se va a necesitar un nuevo “contrato social” que sirva para cambiar la relación entre las distintas clases de pobres y las distintas clases de ricos. La creación de trabajo es la única forma de superar la ”eutanasia social” que se ha producido.
El virus, los muertos, las carencias sanitarias, las compras de material, las residencias de ancianos, el nivel hospitalario, esos son los temas que se van a juzgar, los que van a centrar los discursos electorales
Enterrado a toda prisa el “cadaver político” de Albert Rivera tras perder en siete meses dos millones y medio de votos y 47 escaños, Inés Arrimadas, la actual líder de Ciudadanos, con la interesada ayuda de Pedro Sánchez, ha conseguido que el miedo a perder cuatro gobiernos autonómicos se haya instalado en el PP de Pablo Casado.
El choque es inevitable y Pedro Sánchez tendrá que aceptar que las ideas de Pablo Iglesias chocan con los planes de la misma Europa
A la quinta va la vencida o lo que es lo misma, a la quinta petición del Gobierno de mantener el Estado de Alarma, Pablo Casado y el resto de los 88 parlamentarios del PP tendrán que decir:no.
Puede que Pedro Sánchez y Quim Torra hayan leído a Pio Baroja. No está de moda pese a que algunos de sus personajes parecen haberse reencarnado en nuestros dirigentes políticos de hoy. El escritor vasco, que quiso enseñar a España a vivir en libertad y sin sumisión, escogió una frase grabada en la hoja de una espada para una de sus mejores obras: “ Aut Caesar aut nihil “, Cesar o nada.
Inés Arrimadas ha roto amarras con la herencia, mala herencia, que le dejaron Albert Rivera y algunos d sus más fieles. Desde la presidencia de Ciudadanos ha dejado de estar en el lado del tripartito de la derecha y quiere que su partido vuele más libre en el centro.
Tras la decisión de ERC de votar no a la nueva ampliación del estado de alarma y las dudas del PP, las únicas fichas que puede mover Sánchez son las de Ciudadanos y el PNV. Arrimadas, tras su apabullante victoria en el Congreso de su partido, parece decidida a situarse en el centro. Las dudas surgen en el nacionalismo vasco y en sí la postura que decidan Urquiza y Urkullu esté unida a la de Junqueras y Rufián por un hilo religioso que llega al Vaticano del Papa Francisco.
Podía haber sido más castizo el presidente del Gobierno y recurrir a las lentejas en lugar de negar que haya un “Plan B” frente al Covid 19. La oposición, que encabeza Pablo Casado y que tendrá que votar la nueva ampliación del estado de alarma, ha recibido el mensaje de la forma habitual, por la televisión: “ esto son lentejas, si quieres las votas y sino atente a las consecuencias”.
Llegada la hora de aplicar cada norma y cada exigencia de control nos vamos a encontrar con que haría falta que todos los cuerpos de seguridad del estado se dedicaran a vigilar ese largo camino de las ocho semanas, provincia por provincia.
0,265625