www.cronicamadrid.com
    30 de septiembre de 2020

RAUL HERAS

Llegada la hora de aplicar cada norma y cada exigencia de control nos vamos a encontrar con que haría falta que todos los cuerpos de seguridad del estado se dedicaran a vigilar ese largo camino de las ocho semanas, provincia por provincia.
Este año, negro como la pez, que se nos cae a pedazos va a quedar reflejado en los libros de historia como el peor desde que la democracia regresó a España en 1977. Y el que viene no parece que vaya a mejorar mucho. A la crisis sanitaria por la pandemia le va suceder la crisis económica y dentro de las dos la guerra política.
Antes de que llegara la pandemia nuestra Constitución ya había envejecido mucho más deprisa de lo previsto. Lo que ha puesto de manifiesto la crisis del coronavirus es que los cambios son más urgentes y necesarios.
El lendakari vasco quiere elecciones autonómicas en julio para evitar que el coronavirus pueda volver en otoño y tenga que suspender la cita con las urnas como ocurrió en marzo. Si Urkullu logró y pacto con el presidente gallego un mismo calendario hace unos meses, lo más lógico es que Feijóo le imitara.
Ya estamos en el día después de la pandemia. Los gobiernos de toda Europa comienzan a dar los primeros pasos para que el banco Central asuma la emisión a fondo perdido de un billón y medio de euros. Es lo que quiere España, que necesita su parte. Y sólo hay un camino, llamar a Angela Merkel y convencerla.
El presidente del Gobierno lo ha dicho ya en varias ocasiones: España necesita cientos de miles de millones de euros para salir del agujero económico en el que estamos metidos y que aparecerá en toda su dimensión en el mismo momento en que termine el “estado de alarma”.

El “Día del Trabajo, viernes primero de mayo, se presenta como el último eslabón que debe tener cerrado el Gobierno antes de empezar a eliminar, paso a paso, el “Estado de Alarma”. Sería una locura adelantar las salidas a la calle. Con la alargada sombra de tres elecciones esperando en otoño. Con sus listas de aspirantes esperando.

La técnica del poder ( y 2 )

Nuestra actual democracia tuvo que esperar siete años para que aparecieran mujeres en el Consejo de Ministros. Durante los 14 siguientes aparecieron otras cinco. Hoy representan la mitad del Gobierno. Ninguna de ellas tuvo impacto en la lucha interna de sus compañeros hasta que lo consiguen con Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

La técnica del poder ( 1 )

Señalar que existen enfrentamientos y discrepancias en el Consejo de Ministros y que se deben a la cohabitación entre representantes del PSOE y de Podemos e Izquierda Unida es poner de manifiesto un desconocimiento de las técnicas del poder. Eso o un intento de engaño más burdo de lo que la inteligencia permite
Siete años le ha costado al papa Francisco romper el bipartidismo que existía en la Iglesia española desde 1999. Al cardenal y arzobispo de Barcelona Juan José Omella le ha costado tres votaciones. Su “ fumata blanca “ en la Conferencia Episcopal dejaba a los jesuitas como vencedores ante la derecha blanda de Ricardo Blázquez y la derecha dura de Jesús Sanz.
Dedicados a bien remuneradas asesorías y aún mejores pagados consejos de administración a nivel internacional, Felipe González y José María Aznar han olvidado sus rencillas personales y políticas. Han regresado del frio exterior al que estaban condenados por sus sucesores y hoy forman el más famoso de los duos críticos contra el actual Gobierno.
La mejor campaña contra los miedos desatados por el coronavirus la protagonizan todos los partidos políticos. Los mítines de campaña - que irán creciendo en la última quincena de marzo - reúnen a miles de personas que se olvidan de posibles contagios por aplaudir a sus líderes.
Sea uno u otro deporte estas semifinales de la eterna “Liga” entre los gobiernos de Cataluña y España terminarán con un empate entre los dineros y las mayores atribuciones para la autonomía, por un lado, y los Presupuestos Generales del estado, por otro
La intención de Pablo Casado al imponerse “manu militare” a Alfonso Alonso es clara y obedece a la meta que se ha impuesto: contener lo más posible a Vox por su derecha y eliminar cualquier fuerza que esté en medio del PP y del PSOE. Espalda contra espalda con Pedro Sánchez.
El presidente Sánchez pacta con el penado Junqueras y sin hablar con el presidente Torra iniciar la mesa de negociacion el 24 de febrero. Cataluña es la primera de las “Weird Sisters”, las tres hermanas que avisaron de la maldición que pesaba sobre el Reino. Las otras dos son Galicia y Euskadi. Las urnas son el caldero que hierve.
0,6875