www.cronicamadrid.com
    28 de enero de 2021

RAUL HERAS

El 28 de febrero de 2021 se cumplen ocho años de la renuncia de Benedicto XVI. Quince días más tarde el Cónclave de cardenales elegía como Papa al cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio. Los secretos de la “huída” los tenía un cardenal español y trataban de la economía vaticana. Trescientos folios secretos, claves para entender todo lo que ha hecho y quiere hacer el Papa que llegó del Sur.
Nada o muy poco ha cambiado. Hace siete años el hoy responsable del CIS hacia una radiografía del poder en España y colocaba en la parte superior de la pirámide de doce escalones a los banqueros, muy por delante del gobierno, del Parlamento y de la Monarquía. Ya anunciaba un gobierno de izquierdas,si el PSOE y las formaciones a su izquierda se ponían de acuerdo.
El combate contra la epidemia del Covid 19 demostró primero el desastre que era el Gobierno central, con previsiones equivocadas, reacciones tardías, desacuerdos entre los distintos Ministerios implicados, errores de bulto por parte de los responsables, y mentiras, muchas mentiras. Todo lo empeoraron las autonomías.
Pocos dudan de su capacidad política pero son muchos más los que tienen claro que acabará en el PSOE o lejos de los escenarios públicos, tal vez regresando a la Universidad
Los socialistas catalanes quieren que el 14 de febrero se celebren elecciones autonómicas en Cataluña. La más que delicada situación sanitaria por la pandemia pasa a un segndo plano. Tuvieron 17 escaños en diciembre de 2017, ahora las encuestas les dan hasta 35. Salvador Illa necesita un pacto con Oriol Junqueras.
Presidenta y presidenta se necesitan tanto o más que sus propios partidos. Pedro Sánchez ha logrado que Isabel Díaz Ayuso se convierta en la opositora jefe del primer partido de la oposición por encima del líder y presidente de ese partido. Y Díaz Ayuso ha conseguido que los votantes del PP la vean como la más genuina de las sucesoras de José María Aznar y Esperanza Aguirre.
Socialistas y populares, que nunca antes tuvieron menos votos y menos escaños para gobernar, necesitan crecer y, por encima de todo, que desaparezcan las alternativas que tienen en sus respectivas fronteras ideológicas
Dos mujeres se disputarán entre 2021 y la primavera del 2022 uno de los puestos políticos más importantes de la vida pública española, la presidencia del PP en la Comunidad de Madrid. Dos mujeres con aires de Cenicientas: Isabel Díaz Ayuso y Ana Camins; y un lobo feroz con piel de cordero, José Luís Martínez Almeida. Una presidenta, una secretaria general y un alcalde.
La compra de misiles rusos por parte del gobierno turco de Erdogan ha obligado al todavía secretario de estado de USA y ex responsable de la CIA a viajar a Ankara. Mike Pompeo no alberga dudas: a través del sistema soviético se puede acceder a los planes de la OTAN. Con Trump o con Biden la geopolítica del Mediterráneo será la misma.
Ni Sánchez, ni Casado escarmientas y, pese a sus ataques, cita tras cita electoral , y Pleno tras Pleno en el Congreso, intentan vender a los españoles que está en juego una parte del futuro y que las cosas estarían mejor si volvieran los viejos tiempos del bipartidismo imperfecto, el que desapareció en 2015 con la llegada de las nuevas formaciones a su derecha e izquierda.
A la sucesora de Alberto Rivera la favorece la inestabilidad de Casado al frente del PP, las divisiones que afloran a través de los distintos barones y baronesas que gobierna. El máximo responsable de Más País lo tiene mucho peor, sólo puede buscar sus supervivencia en acuerdos con otros desencantados de Podemos y contrarios al hiperliderazgo de Iglesias
(Cuento de Navidad con el miedo convertido en agente político)
Sánchez quiere que el espacio temporal que hay entre 1996 y 2014 se olvide, que los suyos y los que alguna vez les votaron pierdan la memoria de lo que representaron los dos dirigentes sevillanos, González y Guerra, y su sucesores
La meta de febrero ya está en el calendario político y económico de España y de Cataluña con una cinta roja para el ganador de las elecciones. Pedro Sánchez ha conseguido el apoyo a sus Presupuestos de ERC y de JxCat, en ese orden. Ni Pere Aragonés, ni Laura Borrás querían que les acusaran de perder los dineros de la Autonomía. Tal parece que al banco Sabadell le ha ocurrido lo mismo.
Con tres años es muy difícil que Isabel Díaz Ayuso escuchase al grupo Coz convertirse en uno de los estandartes efímeros de la llamada “ Movida madrileña”. Hoy, sus seguidores, que aumentan cada vez que desde la izquierda la convierten en centro de sus críticas, pueden cantarle con toda intención: “ la más cardo puede tener sabor a mandarina”
0,546875