www.cronicamadrid.com
    13 de noviembre de 2019

RAUL HERAS

Se acabó el insomnio nocturno para el presidente en funciones. Acepta al líder de Podemos de vicepresidente y ambos se disponen a poner en marcha un gobierno “progresista”. Parece, tras el rápido anuncio, que con acuerdos previos con otras fuerzas para acara adelante la investidura. Lo imposible en julio se ha hecho realidad en noviembre.
Sin ninguna duda. El sistema de producción electoral del ex-fundador y disidente de Podemos es el más caro de todo el sistema político. Cada uno de los tres parlamentarios de Más País ha “costado” 198.420 votos, cantidad que aumenta si dejamos a un lado el escaño de Compromís. La clave de un cambio en la Ley electoral no está en la propuesta de Sánchez, está en el cambio de las circunscripciones electorales: pasar de la provincia a la autonomía.
Siete meses más tarde España es más de derechas y menos gobernable. El gran vencedor se llama Santiago Abascal, que alcanza el tercer puesto, y el gran perdedor Albert Rivera, que cae hasta la sexta posición, pero existen otros tres perdedores, medio escondidos entre los números de las urnas.
El tesoro oculto que guarda la Generalitat de Cataluña se llama Mare Nostrum. Es un superordenador capaz de procesar cuatrillones de datos en segundos. No es el Skynet de la serie “Terminator” pero comienza a parecerse. Si Felipe VI le hubiera preguntado por los resultados electorales de este domingo y por la salida al laberinto político en el que vamos a seguir, ya tendría una respuesta con el 95% de acierto.
La base más sólida de Pedro Sánchez no está en los 123 escaños que consiguió el 28 de abril, hay que reducirla en 17, que son los que el PSOE logró en el último reparto en cada provincia. Lo mismo les ocurre a los 42 de Pablo Iglesias con sus siete, y sobre todo a los 57 de Albert Rivera con sus ocho. Los 3 con el miedo en el cuerpo y la vista puesta en Santiago Abascal quien, junto con la abstención, es su “bestia negra”.
Nuevo debate y nueva decepción. Encorsetado, monogolista, con cada uno de los cinco protagonistas más dispuesto a defender su posición y el lugar en el que les deja las encuestas que a debatir de verdad con sus oponentes. El voto del 90% de los españoles estaba decidido y así va a seguir. El presidente en funciones no quiso ni mirar al resto y Abascal prosiguió su ascenso al estrellato.
El presidente en funciones está a punto de conseguir los objetivos que se marcó tras las elecciones del 28 de abril y su fracasada negociación con Unidas Podemos
Ocupa tanto espacio Cataluña en las intervenciones de los líderes políticos y en los medios de comunicación cada día que, al igual que pasaba con Teruel, España parece que no existe, que cinco millones y medio de ciudadanos catalanes pesan más que los veintinueve y medio del resto del país.
Prueba de voluntad política del Estado en Cataluña con la entrega de los Premios de la Fundación Princesa de Girona A seis días de las elecciones y en plena campaña electoral, los líderes políticos tienen una gran ocasión para mostrar la unidad entorno a la Monarquía

Si la abstención pasa del 30 por ciento el 10N y el centro político que pudo representar Ciudadanos se desmorona, las posbiliedades de victoria del PP y del conjunto de la derecha aumentarán y mucho. La izquierda necesita que haya una participación masiva. Lo ocurrido enre 2011 y 2019 así lo demuestra.
Cada convocatoria electoral ofrece estrategias diferentes a los partidos políticos. Unos las utilizan para atacar a los adversarios con sus propuestas, sbre todo si están en la oposición, y otros para apelar a la memoria de los ciudadanos y llevar a un segundo plano los problemas reales del día a día. Tras el dominante tema de la corrupción, ahora se ha instalado la necrofilia resucitando la guerra civil.
Bajo la presión de las declaraciones de las autoridades catalanas sobre sus deseos independentistas y las repercusiones del traslado de los restos de Francisco Franco del Valle de los caídos al cementerio de Mingorrubio, la España de los problemas cotidianos tiene quince dias para conseguir un presidente.
Era imposible que no me topara con él nada más escribir el título de este artículo. En el inicio estaban tres monjes benedictinos: Justo Pérez de Urbel, Luís María de Lojendio y Santiago Cantera; y dos tumbas, las de José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco. Todos moviéndose en un mismo escenario esculpido en la piedra gris, agrietada y cenicienta. Como el rostro de la anciana que es la sierra que protege la capital del Reino.
El futuro parlamentario de España está escrito: los nacionalistas mantienen el control de la llave del Gobierno de la Nación. Los 40 escaños que van a obtener les permiten decidir el nombre del presidente. De los 8 grupos que se sentarán en el Congreso, dos son los decisivos: La ERC de Junqueras y el PNV de Urkullu. Su entrevista en agosto de 2018, en la cárcel de Lledoners, puede tener la clave.
En tres semanas iremos a elecciones y los partidos tendrían que estar hablando de pensiones, paro, sanidad, emigración....pero el problema catalán lo inunda todo
1,217041015625