www.cronicamadrid.com

Partido Popular

Rajoy ante el 26J

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, considera que no tiene un "sucesor natural" al frente del Partido Popular y, de hecho, cree que "no es malo" no tener a nadie a quién ceder el testigo.

El equipo de campaña de Mariano Rajoy para el 26 de junio es el mismo con el que " ganó" las elecciones en diciembre. Diez jugadores que, como si fuesen un equipo de futbol, le van a acompañar y se van a distribuir las responsabilidades y los cometidos. En este juego de similitudes pongamos a cada uno en el puesto que le corresponde en este cesped político y electoral con la misión de volver a ganar y tener asegurado el papel principal en los " sorteos" de alianzas posteriores.

En dos semanas quedará resuelto el enredo en el que se metió la política española con los resultados del 20 de Diciembre. Habrá gobierno - que es lo menos probable - o tendremos elecciones el 26 de junio. Todos los líderes políticos serán responsables y todos echarán la culpa a los otros. Muchas declaraciones - todos los días unas cuantas de unos cuantos dirigentes de variados colores - muchas reuniones, muchas propuestas y escasa voluntad de sacrificio pensando en este país llamado España.

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha instado este domingo a Pedro Sánchez a "dar un paso atrás" y "dejar negociar a otro en nombre del PSOE", al considerar que "no está a la altura" del momento político que atraviesa España.

Casado y Maroto

Si al presidente Rajoy le dejó tranquilo la rueda de prensa de Rita Barberá y su disposición a presentarse ante el juez, eso sí sin dimitir de nada y tras enumerar los escándalos de otros grupos políticos; a sus cachorros de la dirección del PP les pareció insuficiente y que no había servido para nada. Tanto Pablo Casado como Javier Maroto mostraron su disgusto por la actuación de la ex alcaldesa de Valencia, de la que posiblemente esperaban su renuncia al escaño en el Senado.

Rajoy- Feijóo

Se cruzan en los Congresos del partido pero no se miran. Ven la sombra del otro a su lado pero se niegan a responderle. Mariano Rajoy y Núñez Feijóo han estado en Pontevedra para unir a los suyos y desagraviar al líder pero han dejado sin resolver lo que más les pedían los populares gallegos: quién va a ser el cabeza de lista en las elecciones autonómicas y quién va a dirigir el partido los próximos años.

El único líder que conseguirá el 26 de junio pasar de cien escaños será Mariano Rajoy. Es muy posible que no consiga mantener los 123 que logró el 20 de diciembre de 2015, pero el resto de sus adversarios seguirán lejos de sus números en las urnas. El presidente del PP y presidente en funciones del gobierno está convencido de su victoria y que será él y no otro el que pueda ofrecer vicepresidencias y acuerdos de Legislatura.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha retado este lunes a la 'popular' Esperanza Aguirre a que explique cómo hubiese gestionado ella la crisis de haber estado en La Moncloa y qué "alternativas" presenta para el momento actual.

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha proclamado este jueves que la primera reunión entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos "no ha servido para nada" y que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, llamará al líder socialista, Pedro Sánchez, cuando éste esté dispuesto a hablar, pero no mientras siga "estirando el chicle" para buscar un tripartito "inviable" con los de Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Va ser un dolor constante en el inmediato futuro del Partido Popular. La ex alcaldesa de Valencia está blindada en el Senado y cualquier actuación judicial contra ella debe pasar por su aforamiento. El juez se lo está pensando y en la sede central de los populares ya no saben qué contestar a las preguntas recurrentes de los periodistas sobre Rita Barberà.

Por Tur Torres

La presidenta de la Comunidad de Madrid, que ejerció su cargo de Delegada del gobierno hasta las eleccciones autonómicas de mayo con la dureza del roble ha demostrado en estos seis meses que es capaz de convertirse en junco y ser tan flexible como las circunstancias exigen.