www.cronicamadrid.com

puigdemont

31/10/2017@12:48:48

Las dos velocidades de Cataluña y Euskadi se han plastado esta semana de los muertos en dos escenario internacionales: mientras en Bruselas Carles Puigdemont y cinco de los suyos piensan y negocian un posible "exilio político" al igual que hiciera Francesc Maciá en 1926 tras ser detenido en Francia por intentar una incursión militar contra Alfonso XIII y Primo de Rivera; en Quebec el lendakari Iñigo Urkullu y dos de los suyos plantean el reconocimiento de Euskadi como nación dentro de España y la Unión Europea.

Ya sabemos lo que va a hacer Mariano Rajoy si se aprueba en Cataluña la declaración de independencia, con o sin convocatoria electoral por medio: mano dura y que pase todo lo que tenga que pasar, con movilización de toda la fuerza disuasoria del Estado, desde la Guardia Civil a la Policia y los Mossos y hast las Fuerzas Armadas si fuera necesario. Las consecuencias posterior es dependerían de la actitud de la sociedad civil catalana, de lo que se haga por parte de los más radicales y de la resistencia que puedan ofrecer e imponer desde los funcionarios de la Generalitat, a los cerca de mil alcaldes que se han declarado independentistas.

Unos miles de independentistas habían ido al Parlament de Cataluña para festejar la declaración de independencia del presidente Puigdemont. Estaban dispuestos a celebrar la llegada de la República y se han encontrado con que la declaración se ha quedado en nada, en un manejo de intenciones que dejan a una larga negociación sin fecha y a la presencia de mediadores el resultado final de lo que pretendieron con el Referendum del 1 de octubre.

Ahora y que de nuevo varios dirigentes independentistas catalanes van a comparecer ante la Justicia, y que de nuevo y profusamente los medios de comunicación volvemos a hablar del famoso 3%, junto a nuevos registros de sedes y despachos de los llamados prohombres de la burguesía de aquellas tierras y territorios, los portavoces de la Generalitat, desde el presidente Puigdemont al ex presidente Mas amenazan con la destrucción del estado si sobre ellos o algunos de los que les acompañan cae la más leve de las sentencias. Y sólo hablamos del ansiado Referendum, no de las presuntas comisiones, ni de los presuntos favores, ni de cosas parecidas.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este lunes que no había "nada" acordado con exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez para conformar un gobierno alternativo porque no habían negociado nada. "No ha habido rincones oscuros", ha rematado

Cambiar nueve artículos que aparecían dentro del Título XXII de la Constitución, en su primer Capítulo, ha desatado la gran guerra política entre el PSOE y sus socios, por un lado, y el tripartito de la derecha, por otro. Todo se reduce a cambiar el término sedición por el de desórdenes públicos o, como se articula en Europa en su máxima expresión, el de rebelión. Tras los nombres, lo que aparece son las condenas por atentar contra el Estado.

Fueron 202 los escaños que consiguió el PSOE de Felipe González el 28 de octubre de 1982. Han pasado 40 años y los socialistas de Pedro Sánchez siguen en el centro del espacio político. Subidas y bajadas hasta llegar a este 2022 en el que su principal adversario, el PP de Alberto Núñez Feijóo, cree que en la siguiente cita electoral tiene la victoria asegurada. Para gobernar no basta con ganar en las urnas, se tiene que lograr la mayoría en el Congreso.


Fueron juntos pero no revueltos en busca de una quimérica independencia de Cataluña, que se conseguiría a través de las resoluciones políticas del Parlament, el control del gobierno de la Generalitat y la presión ciudadana desde las organizaciones sociales como la ANC y la CUP.

El Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea considera que la Justicia belga no puede rechazar la entrega de los encausados por el 'Procés' reclamados por el magistrado del Tribunal Supremo

Hace apenas cinco años, sin solución de continuidad los nacionalismos catalanes y vascos pasaron de Escocia a Canada pasando de vez en cuando por el norte de Italia y cerrando los ojos a lo sucedido en centroeuropa cuando de lo que eran Yugoslavia y Checoeslovaquía surgieron ocho países. Sus dos presidentes no olvidan la hoja de ruta y esperan, como siempre, su oportunidad.

Suena duro y es muy duro. Demuestra el desastre político que ha tenido lugar en España en los últimos siete años, con una clase dirigente enfrascada en hacer listas de candidatos, culparse de las crisis y ofrecer siempre los mismos remedios: que se quiere el otro que yo lo voy a hacer mejor. Todo comenzó con Mariano Rajoy y todo se mantiene con Pedro Sánchez. Seguirá hasta finales de 2023 o Enero de 2024 sin que se atisbe solución legal -para tanto despropósito.

Si alguna persona ha demostrado en el PSOE que es independiente y que no se casa con nadie que ella no quiera, esa es Margarita Robles. Lo demostró cuando Juan Alberto Belloch la nombró secretaria de Estado de Interior y lo volvió a hacer cuando se negó a votar la investidura de Rajoy a pesar de las órdenes de su partido.

La negociación de los Presupuestos se ha convertido en una parodia del final estruendoso de las tragaperras escupiendo millones de dólares en la tercera parte del “remake” Casino Royal

Afirma que el Ejecutivo respetará y acatará lo que haga la Justicia italiana. No obstante y tras las protestas de los independentistas por esta detención, el presidente ha reivindicado su "compromiso con el diálogo"

En los dos grandes partidos nacionales están convencidos de que sin salida política y financiera, sin alternativas culturales e históricas, el presidente de la Generalitat acabará derrotado

Pedro Sánchez va a visitar Hollywood para convencer a los dirigentes de la gran industria audiovisual que España es un excelente plató de rodaje, y va a entrevistarse con los dueños de los grandes fondos de inversión para también convencerles de que aporten la financiación necesaria.

Los dirigentes independentistas catalanes, desde Jordi Pujol a Pere Aragonés pasando por Artur Más, Carles Puigdemont, Quim Torra y Oriol Junqueras siempre se han sentido “liebres”. Por el contrario, sus homólogos vascos, desde Carlos Garaikoechea a Iñigo Urkullu, con José Antonio Ardanza y Juan José Ibarretxe por medio, eligieron el papel de “tortugas”. La meta para todos era la misma: separarse de España.

Por primera vez, tanto la derecha como la izquierda están representadas por mujeres

Si Madrid es el epicentro - que lo es - de todo lo bueno y malo que ocurre en España, el tsunami que va a provocar Isabel Díaz Ayuso con su segura victoria y doblando en escaños al PSOE va a afectar a la política y estabilidad gubernamental en todas las autonomías.

El ex presidente huido y el empresario-politico vuelven a colocar a los políticos catalanes ante la disyuntiva de romper o pactar con España

En dos meses tendremos viejo o nuevo gobierno en la autonomía madrileña. Seguirá gobernando Ayuso con la indispensable ayuda de Vox e incluso de Ciudadanos o lo hará el bloque de las tres izquierdas, que así está planteado el combate, con Gabilondo partiendo con ventaja sobre Más Madrid y Unidas Podemos.

Con los resultados en la mano todo hace pensar que habrá un govern soberanista, presidido por Pere Aragonés (ERC) con Laura Borrás (Junts) como segunda y el apoyo crítico de una anticapitalista CUP que sigue siendo la llave. ero Illa sigue soñando con romper el pacto Puigdemont-Oriol y sacar adelante su investidura.

Una de las grandes mentiras de todos los partidos políticos es que no tienen memoria, que son capaces de enterrar el pasado a la misma velocidad con la que ofrecen a sus votantes el mismo futuro. Lo hace hoy el PP de Pablo Casado, lo hace el PSOE de Pedro Sánchez, lo hacen los Puigdemont herederos de CiU, y hasta lo hacen desde Unidas Podemos Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

Con la abstención de Vox sobre el decreto de los fondos europeos, Santiago Abascal salvó al Gobierno de Pedro Sánchez. Ahora, si el 14F consigue que su partido tenga más escaños en el parlament que el PP y Ciudadanos tendrá en sus manos el “arma” cargada de futuro que necesita para exigir cambios en cuatro Autonomías.

Los socialistas catalanes quieren que el 14 de febrero se celebren elecciones autonómicas en Cataluña. La más que delicada situación sanitaria por la pandemia pasa a un segndo plano. Tuvieron 17 escaños en diciembre de 2017, ahora las encuestas les dan hasta 35. Salvador Illa necesita un pacto con Oriol Junqueras.
  • 1

Está mañana de jueves, 19 de octubre, se reanuda el juego de las tres en raya en el que están compitiendo dos presidentes: el del gobierno central y el de la autonomía catalana. Mariano Rajoy y Carles Puigdemont no lo van a terminar por mucho que se haya insistido en que a las diez de la mañana se tomarían decisiones para terminar con la incertidumbre del Procés y las tentaciones independentistas. No ha sido así y lo vamos a comprobar en los próximos días.

Si se quiere encontrar el primer rastro de una Critarquía hay que remontarse más de tres mil años y leer lo que de él se dice en el Antiguo Testamento. Ese gobierno de los jueces se daba cuando los políticos se alejaban de la rectitud y el pueblo se ponía a adorar a los becerros de oro. Puede que fuera Samuel el escribidor de los textos o puede que no sepamos nunca quién es el auténtico autor de ese Libro sagrado pero lo cierto, lo que ha llegado hasta nosotros a través de griegos como Aristóteles, Herodoto o Jenofonte es que los pueblos y las naciones, de forma periódico, buscan en los jueces lo que no encuentran en sus dirigentes políticos. Moral y gobierno se cruzan y descruzan a lo largo de la historia y la falta de la primera y la crisis del segundo conducen siempre a la violencia.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha negado este domingo que el Govern y el Estado hayan mantenido ninguna reunión privada para tratar de desencallar la situación política y negociar mejoras, como ha indicado el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo.

No son muchos sus votos, ni los escaños que consigue en el Congreso de los Diputados, apenas seis durante los últimos cuarenta años, pero el PNV de hoy, con Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar, al igual qu el de ayer con Xabier Arzalluz y Carlos Garaicoechea, es uno de los partidos indispensables para la estabilidad de España y para muchos de los gobiernos de la Democracia. Son capaces de moverse con enorme rapidez para poner y quitar a presidentes y siempre conseguir unos buenos réditos económicos. Más que cartas lo que utilizan son hojas de cálculo.

Sube también Vox, que llega al 10,1%, pero la tercera plaza sigue en manos de Unidas Podemos, a quien se atribuye una estimación de voto del 12,2%

Si miramos el futuro de nuestra democracia y de quienes la representan en los distintos escenarios del poder, conviene echar un vistazo a ese pasado que justifica lo que ya han hecho y pueden volver a hacer los líderes, desde Sánchez a Feijóo pasando por Aragonés, Abascal, Díaz, Montero y hasta desde la sombra, Pablo Iglesias. Ahí está la baza oculta del líder del PSOE, junto a la hucha de 160.000 millones de euros que le va a proporcionar la Unión Europea, el egoísmo de las urnas.

Ya han probado el amargo saber de la derrota ( PSOE y Unidas Podemos ) y el nectar de la victoria ( PP ) en Madrid, Castilla y León y Andalucía. La siguiente “desgustación” será en mayo del año que viene, y el gran banquete, el de las elecciones generales, no tiene fecha fija, dependerá de la voluntad de ese “cocinero político” que es Pedro Sánchez. Los platos- las promesas- se conocen y tendrán que presentarlas desde la derecha a la izquierda pasando por los nacionalistas.

En apenas 24 horas tres mujeres han abierto las puertas a la esperada crisis del Gobierno de Pedro Sánchez. Se esperaba para septiembre, a la vuelta de las vacaciones, pero todo va muy deprisa. Tal vez por esa razón el jefe de la oposición decidió enterrar la moderación con la que había viajado desde Galicia y lanzarse a la guerra abierta contra el presidente.

Ahora que el ex presidente catalán comprende que su “exilio” sólo terminará cuando se entregue a la Justicia española, y que el sucesor de su sucesor se empeña en exigir responsabilidades al mismísimo presidente del Gobierno, que acepta una reunión bilateral para resolver la crisis de los espías, que hasta a él mismo le espiaron, tengo que contar la historia tal y como me la contó uno de los “espías” que vigilaban a los otros “espías” que a su vez vigilaban a Puigdemont. También al resto de dirigentes independentistas que mantienen, en baja intensidad, su pulso al estado.

Primero lo reconoció el nuevo presidente del Partido Popular en su aplaudida reunión en Barcelona con lo más selecto del empresariado: “Cataluña es una Nación “. Les deba la razón a Jordi Pujol, a Artur Más, a Carles Puigdemont, a Joaquim Torra y a Pere Aragonés, que vienen diciendo eso mismo desde hace 40 años. Todos ellos se podían haber ahorrado años de cárcel y de exilio. Dos formas de ver la misma historia por parte de dos políticos gallegos.

No es razonable pensar que justo cuando se vota lo más importante, un diputado se equivoque y logre salvar lo que querían los empresarios y Bruselas

Los votos que desean Pedro Sánchez y Pere Aragonés se venden por un puñado de monedas para cuadrar las exiguas cuentas públicas, y por un puñado de frases en catalán y euskera que permitan la invasión pacífica de otros territorios y otros colectivo

Once miembros de la Casa Borbón han reinado y reinan en España desde hace 300 años. De ellos, seis conocieron el exilio por distintas razones y siempre terminaron mal, para ellos, para sus intereses y para nuestro país.

Tenemos por delante 30 meses para que las urnas mantengan a Pedro Sánchez o lleven a Pablo Casado a La Moncloa sin que en ese tiempo se rompa España. Es el tiempo de la Legislatura, el tiempo oficial que ni el actual presidente del Gobierno, ni el jefe de la oposición quieren cambiar a la espera de que los vientos electorales sen pongan favorables a sus partidos. Que todo parezca cambiar para que apenas cambie.

Es una constante desde que se inició la actual democracia. Cambian los rostros y las siglas pero se busca lo mismo. Lo que no se atrevió a plantear abiertamente Jordi Pujol, ni quisieron hacerlo Pascual Maragall y José Montilla, lo empezó llevando a cabo Artur Mas, le siguió el rumbo Carles Puigdemont, lo acentuó Quim Torra y lo ha heredado Pere Aragonés. Siete presidentes muy distintos política y socialmente pero que confluyen en una misma idea: quieren más dinero para una Cataluña diferente.


Con los indultos por medio y desde la cárcel Oriol Junqueras, el actual patrón del independentismo catalán de corte izquierdista, católico y hasta sentimental ha reconocido que se equivocaron con el referendum unilateral. Una forma de pedir perdón con la boca pequeña y un arrepentimiento de igual manera. Sus compañeros de viaje le critican y la derecha tripartita, también. El Gobierno está feliz.

El presidente del Gobierno comienza a estar abrumado por los muchos problemas que se le acumulan: Desde Marruecos a Cataluña, desde los ERTES a las pensiones, pasando por la crisis sanitaria, los retrasos en las ayudas europeas, y las primarias andaluzas

Madrid, desde siempre y como casi siempre se ha convertido en este abril de 2021, con su campaña electoral y la cita con las urnas del 4 de mayo, en el epicentro electoral de España, ya sean autonómicas - posible repetición en Cataluña - o generales. La estrella hoy, por mucho que le pese a su ego, no es Pablo Iglesias, es Isabel Díaz Ayuso, que puede “enterrarle” junto a Inés Arrimadas.

Para gobernar Cataluña sólo hay dos caminos o dos sumas de escaños: la más posible, la de los independentistas de ERC, JxCat y la Cup; y la españolista que pueden representar el PSC y En Común Podem pero con la absoluta necesidad de que se sumase ERC. La suma de las dos opciones es la misma, 74 escaños, seis más de los necesarios. Dos camas políticas para un trio necesario.

La ex alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, tiene en sus manos el futuro del próximo presidente de la Generalitat gracias a los nueve escaños que logró la CUP el 14 de febrero. Si fallara este apoyo, ERC tendría que jugar la baza de En Comú Podemos.

Desde que el líder de Podemos cuestionar la "plena normalidad democrática" de España las relaciones con el PSOE se han visto seriamente dañadas, no sólo por parte de los ministros socialistas, sino también por dirigentes y exdirigentes del PSOE que cuestionan seriamente al socio de Gobierno de Sánchez

El intento del ministro de Exteriores europeo de templar gaitas con Moscú se está convirtiendo en un tsunami que amenaza la propia unidad de la UE y del Gobierno de coalición en España

El barómetro del CIS de enero da la victoria al PSC de Illa y abre la posibilidad de que los independentistas no consigan la mayoría de 68 escaños.