www.cronicamadrid.com

Albert Rivera

Los afiliados de Ciudadanos han aumentado un 18 por ciento en los tres últimos meses, hasta alcanzar los 22.000, y la comunidad autónoma que ha registrado la mayor subida es Cataluña, con un 32 por ciento, según los datos actualizados de la Secretaría de Organización del partido.

El líder de Ciudadanos y su partido han encontrado la fórmula mágica para desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa sin tener que modificar la Constitución. Es tan simple que parece hasta mentira que no se les haya ocurrido antes a cualquiera de nuestros dirigentes políticos. Se trata de copiar a Vladimir Putin: ocho años dentro, ocho años fuera y otros años dentro y así hasta que los rusos se cansen. La única condición para permanecer hasta el aburrimiento en la gran silla del poder es contar con una sombra, un Dimitri Medvevev con el que alternar en el juego.

La llegada de un nuevo presidente en Francia lleva a muchos, sobre todo a los más proclives a Ciudadanos, a creer que la victoria del candidato liberal frente a la ultraderechista Marine Le Pen es un buen augurio para el futuro del líder de Ciudadanos. Nada más lejos de la realidad. Las diferencias son tantas en lo personal, en lo partidario y entre los dos países que hacen prácticamente imposible que se produzca.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este domingo que su partido tiene que "dar la batalla política" al PP porque, además de pactar con el partido de Mariano Rajoy, sobre todo debe derrotarle en las urnas.

Si lo que ha ocurrido este domingo en Galicia y Euskadi se analiza en clave nacional y con la mirada puesta en las posibles y terceras elecciones generales del mes de diciembre, hay que decir que los resultados son buenos para Mariano Rajoy; regulares para Pablo Iglesias; malos para Pedro Sánchez; y muy malos para Albert Rivera.

Si el PP no puede formar gobierno por la negativa del PSOE a darle su apoyo, el culpable no es Mariano Rajoy es Pedro Sanchez. Si el PSOE ha conseguido por dos veces y de forma consecutiva tener los peores resultados de su moderna historia el culpable no es Pedro Sanchez, es Pablo Iglesias. Si Unidos Podemos no ha conseguido superar al PSOE en votos y escaños, los culpables no son Pablo Iglesias y Alberto Garzön, los cupables son el Brexit propiciado por el conservador Cameron y el miedo generado por Rajoy. Si Ciudadanos se sigue desinflando en sus ambiciones de convertirse en la referencia del centro derecha español, la culpa no es de Albert Rivera, la culpa es del sistema electoral y de la campaña del voto util protagonizada por Rajoy y el Partido Popular.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha insistido este lunes en que su partido quiere abrir una mesa de negociación con el PP y el PSOE para formar gobierno tras las elecciones generales del domingo, y respecto a Mariano Rajoy ha indicado que no necesita a Ciudadanos para gobernar ya que le bastaría con la abstención de los socialistas.

El presidente de Ciudadanos y aspirante a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha afirmado este miércoles que si esta vez tampoco se lograra formar gobierno y hubiera que convocar unas terceras elecciones, los candidatos que hayan "bloqueado" por "sus sillones" deberían dimitir.

La concejal y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha denunciado públicamente este sábado la aparición de un 'grafitti' en su casa con la palabra 'zorra'.

Cuatro españoles se han pasado el fin de semana encerrados en un hotel de Chantilly, un pequeño pueblo que nada tiene que ver con Francia salvo el nombre. Está en el estado de Virginia, cerca de Nueva York, y los que salieron de sus habitaciones y salas de conferencias este domingo han estado aislados del mundo exterior. Y por propia voluntad, en un secuestro intelectual del que han vuelto a terreno patrio sabiendo lo que opinan los más ricos, los más fuertes y los más intrigantes del mundo.

El líder de Ciudadanos es un excelente imitador. Ha tomado la tan alabada Transición democrática española como fuente de inspiración y entra a saco en sus primeros capítulos para ofrecernos versiones de lo que considera lo mejor de la misma. Si primero quiso poner y lo puso el rostro de Adolfo Suárez en la socialdemocracia "madre in Spain" con la que definir a su partido; ahora quiere hacer lo mismo con Felipe González y su giro hacia el mal llamado liberalismo progresista, ese que algunos apoyos mediáticos de Albert Rivera se empeñan en anunciaar que no es de derechas, ni de izquierdas, un centro químicamente puro.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho este lunes que no cree que el PSOE haya "montado todo lo que ha montado" en los últimos días para insistir en la postura de su hasta ahora secretario general, Pedro Sánchez, de no negociar su abstención para un gobierno del PP.

Ciudadanos ha recordado al jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, que, según la Constitución, aceptar el encargo del Rey para intentar conseguir los apoyos necesarios para poder gobernar conlleva someterse a una Sesión de Investidura en el Congreso de los Diputados.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, llamó este lunes por la noche al jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, y al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para trasladarles su propuesta de crear una mesa de negociación entre los tres partidos que "aborde las reformas necesarias que necesita España", pero ninguno de los dos respaldó esta vía.

Se temìa lo peor y lo peor podia haber sido peor. Parece un juego de palabras pero es exacto. Albert Rivera llegó a la gran polìtica para ser una alternativa a un PP y a un Rajoy que creìa agotados. Llegaba desde el centro y sin manchas de administraciòn.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, se reunirán por primera vez el próximo 15 de abril en Barcelona, según han informado fuentes de la formación naranja.