www.cronicamadrid.com

Pactos políticos

Si la herencia que dejaron José Luís Rodriguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba era una herencia envenenada que un sucesor elegido deprisa y corriendo no supo atajar, la que deja Pedro Sánchez tras la "guerra civil" a la que ha sometido a su partido, con la ayuda inestimable de Susana Díaz, es peor que imposible.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho este lunes que no cree que el PSOE haya "montado todo lo que ha montado" en los últimos días para insistir en la postura de su hasta ahora secretario general, Pedro Sánchez, de no negociar su abstención para un gobierno del PP.

La diputada socialista Meritxell Batet ha declarado este martes que el PSOE "no siente presión" del mundo empresarial para que termine por permitir la investidura de Mariano Rajoy y ha avisado de que, aunque se produjesen, el PSOE no iba a darse por aludido.

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha instado a los demás partidos políticos a no supeditar la gobernabilidad de España al "capricho de unos y otros".

El portavoz de Ciudadanos (C's) en la Asamblea de Madrid y miembro de la Ejecutiva del partido, Ignacio Aguado, ha afirmado que su formación no entrará "en el intercambio de cromos" en las negociaciones para formar la Mesa del Congreso y la investidura del Gobierno, "que son dos negociaciones que han de ser independientes".

El presidente del PP sabe que su investidura no se va a peoducir sin lucha y que puede que tenga que esperar al último minuto para conseguir una mayoría simple en el Congreso. La soluciòn a la "catalana" con el cambio ee Mas por Puigdemont será un fantasma que se pasee por los salones de La Moncloa. No para cambiar de candidato, sí para que tanto Ciudadanos como el PNV y Cialiciòn Canaria den su voto afirmativo y " algún" diputado de la oposición se encuentre enfermo o con ganas de ausentarse del Pleno.
Entre lo ocurrido en Cataluña y lo que sucedió en Madrid con Rafael Simancas y Esperanza Aguirre se va a mover la política nacional los dos próximos meses. Para que corra el reloj es necesaria una primera jornada de investidura, que en el PP ya descuenta que puede cerrarse a finales de este mes de julio con sólo sus 137 votos a favor. A partir de ese momento comenzaran las negociaciones " en serio" con todos los grupos, y en las que el PSOE tendrá que decidir qué hace con sus 85 diputados. Ese escenario puede hacer que Sánchez gane tiempo y que el Congreso Federal, ya aplazado, vuelva a aplazarse o que un nuevo Comité Federal sea el que defina la postura del partido tras un primer y rotundo rechazo al PP y a Mariano Rajoy.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha afirmado este sábado que "seguro" que se podrá alcanzar un acuerdo con Ciudadanos (C's), si bien ha subrayado la importancia de que en ese acuerdo se incluyese el PSOE, al tiempo que ha pedido a los barones socialistas que "no jueguen al poli bueno y al poli malo".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, llamó este lunes por la noche al jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, y al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para trasladarles su propuesta de crear una mesa de negociación entre los tres partidos que "aborde las reformas necesarias que necesita España", pero ninguno de los dos respaldó esta vía.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha anunciado este jueves que ha aceptado el encargo del Rey para intentar conseguir apoyos para someterse a la investidura e intentar ser elegido jefe del Ejecutivo. Eso sí, no ha garantizado que vaya a ir a esa investidura si no tiene el respaldo necesario.

Hernando y Hernando

El PP y el PSOE son partidarios de que Convergència (CDC) cuente con grupo propio en el Congreso pese a no cumplir con los requisitos que establece el Reglamento de la Cámara para organizarse de forma autónoma, pero se muestran contrarios a facilitárselo a las confluencias territoriales de Podemos.

EnComúPodem (ECP) ha propuesto este domingo al portavoz de su candidatura, Xavier Domènech, a la Presidencia del Congreso de los Diputados ante el debate de configuración de la Mesa de la Cámara Baja que se tiene que resolver el próximo martes 19 de julio.

Guerra a Sánchez

El exvicepresidente socialista Alfonso Guerra ha admitido este martes de que si el 'popular' Mariano Rajoy no logra formar gobierno el PSOE tendrá que decidir entre abstenerse para que pueda formarlo en minoría o ir a nuevas elecciones. "Es contradictorio votar no y decir no quiero nuevas elecciones, tiene que decidir, o lo uno, o lo otro", ha dicho.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado que como primer gesto para mostrar un cambio de talante es "absolutamente ineludible" para el PP "cumplir el Estatuto de Gernika" y, a partir de ahí "abordar un régimen de bilateralidad efectiva en un modelo de Estado plurinacional".

Los tres dirigentes de otras tantas formaciones han vuelto a perder. Por segunda vez y de forma más clara y rotunda que la anterior. Pedro Sánchez ha llevaso al PSOE a los peores resultados de su reciente historia. Pablo Iglesias ha llevado a la izquierda a una depresiòn que no conocía desde los desastres electorales del PCE. Y Albert Rivera ha consumido su crédito de alternatjva liberal y de centro en apenas aeis meses. Los tres ven como las peleas internas y las divisiones a la hora de afrontar las derrotas sacuden sus partidos. Y los tres piden que el vencedor, por mas que les pese a ellos y puede que a una mayorïa de españoles, se sacrifique y se vaya mientras ellos ni mencionan la palabra dimitir.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha apostado por encabezar un gobierno apoyado por una gran coalición, con el PP, el PSOE y Ciudadanos, con un programa de gobierno pactado para los próximos cuatro años, pero no se ha cerrado a encabezar otra fórmula porque "urge formar gobierno". De hecho, no descarta intentar buscar acuerdos con el PNV o Coalición Canaria, si bien ha precisado que ahora lo primero que hará será hablar con "todos" para ver su "disponibilidad" a "construir", empezando por los socialistas.