Ayuso y sindicatos fijan el teletrabajo de los funcionarios: Planes reversibles e individualizados
Ampliar

Ayuso y sindicatos fijan el teletrabajo de los funcionarios: Planes reversibles e individualizados

viernes 24 de julio de 2020, 11:01h
Durante las semanas posteriores del decreto de alarma "aproximadamente 63.000 trabajadores" han estado desempeñando sus funciones a distancia, el 39 por ciento de todos los empleados públicos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha firmado este viernes con los sindicatos el borrador del decreto que regulará las condiciones que regirán el teletrabajo de los empleados públicos de la Administración, que incluye la puesta en marcha de planes reversibles e individualizados para cada trabajador.

En el acto, celebrado en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, la dirigente madrileña ha estado acompañada por representantes de CCOO, UGT, CSIT Unión Profesional y CSIF.

Para la presidenta, este es "un acuerdo histórico, que marca un antes y un después en la vida de la Comunidad". "Madrid es una región de vanguardia, es moderna, y siempre ha contado con una Administración ágil y eficaz. Lo es gracias al compromiso y trabajo decidido de los mejores profesionales, sus funcionarios", ha manifestado.

Ayuso ha recordado que el 11 de marzo, con motivo del cierre de los colegios, la Comunidad dictó una resolución para garantizar el teletrabajo. Esto lo hicieron como medida "de concialiación y de seguridad". Para ello, suministraron a los empleados ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes así como 150.000 licencias y dispositivos para facilitar la conectividad, la documentación en la nube y el trabajo colaborativo.

De esta forma, según ha desgranado, durante las semanas posteriores del decreto de alarma "aproximadamente 63.000 trabajadores" han estado desempeñando sus funciones a distancia, el 39 por ciento de todos los empleados públicos. Esta cifra ascendería al 72 por ciento si no se contase con los sanitarios, que "necesariamente han tenido que trabajar de manera presencial".

La jefa del Ejecutivo autonómico se ha mostrado orgullosa de estas cifras y más al tener en cuenta que han gestionado "casi 3,5 millones de expedientes y se han celebrado una media de 1.000 conferencias cada semana".

TRABAJO VINCULADO A OBJETIVOS

Ayuso ha incidido en que con este acuerdo la forma de trabajar "va a evolucionar y va a conseguir nuevos objetivos importantísimos". En primer lugar, quieren lograr "un empleo público flexible y profesional" así como una cultura de trabajo "vinculada a los objetivos". "Donde los resultados y la eficacia son más importantes que los simples horarios", ha apuntado.

De esta manera, ha incidido en que se fomentará la concialiación porque aunque Madrid es "una comunidad capital, que apuesta por el empleo y la economía" cada vez debe ser "más humanizada y procurar más tiempo libre para las personas, para seguir llevando las riendas de su vida a su manera".

La medidas que se adoptarán irán dirigidas a "modernizar la Administración, suprimir burocracia innecesaria, tediosa y que en algunas ocasiones se convierte en un freno para los ciudadanos".

La presidenta autonómica también ha sostenido que "ayudará a atraer y retener nuevo talento, a mejorar el rendimiento, a disminuir el absentismo, a reducir la siniestralidad y a contribuir a la mejor calidad del aire".

Ayuso ha hecho hincapié en que lo recogido en el documento es "voluntario, reversible para cada empleado y además se va a realizar a un plan individual que v a ser supervisado por los responsables directos de cada empleado, que estará basado en criterios de productividad y de rendimiento". "Es una forma diferente de tratar la situación de los empleados, teniendo en cuenta que no hay dos iguales", ha subrayado.

SE FIJA OCTUBRE COMO FECHA

Tras la firma, el texto será llevado al Consejo de Gobierno de la próxima semana, el siguiente paso para que el Decreto avance en su tramitación. El objetivo es que los primeros empleados públicos de la Comunidad de Madrid que se acojan a esta modalidad puedan empezar a teletrabajar en torno al mes de octubre.

El borrador recoge algunas de las peticiones que los sindicatos han planteado, basadas, en gran medida, "en una mayor implicación por su parte tanto en la puesta en marcha como en el recorrido y evolución del proyecto en materia de Riesgos Laborales". Asimismo, participarán en una Comisión de Seguimiento que se creará para ir conociendo la aplicación de las nuevas medidas.

También contempla una serie de cuestiones en cuanto a la dotación de recursos y aplicaciones informáticas de cara a facilitar la labor a los empleados públicos que se acojan a esta modalidad, así como la reducción de tres a dos días de presencia física.

Ayuso ha reconocido que el Covid-19 ha enseñado una nueva forma de trabajar y ha hecho adelantar los planes en la materia que el Gobierno regional tenía reservados para los próximos años.

Así, ha sostenido que la revolución digital "ha venido para quedarse" y va a condicionar la forma de vivir. "La Comunidad quiere es proteger a sus empleados, mejorar la oferta de servicios y prepararnos para el futuro, también el inmediato sobre todo que ahora estamos presos de una gran incertidumbre", ha concluido.

CC.OOO VALORA POSITIVAMENTE EL DECRETO, PERO CREE QUE "ES MEJORABLE"

CCOO ha valorado positivamente el acuerdo alcanzado entre la Comunidad de Madrid y los sindicatos para regular el teletrabajo de los empleados públicos aunque cree que "es mejorable y deja ambigüedades".

La firma ha tenido lugar este viernes, en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. "Esto sólo ha sido posible después de conseguirse, a través de la presión y la negociación, mejoras en el borrador original", han indicado desde CCOO en un comunicado.

A su juicio, "ha sido especialmente importante la consecución de que sea la Administración la que aporte, en cualquiera de los escenarios, los medios materiales e informáticos, ordenador y software, necesarios para el teletrabajo".

"El documento final es mejorable y deja ambigüedades significativas pero CCOO ha decidido finalmente que era importante cerrarlo con acuerdo y estar en la comisión de seguimiento del mismo", han trasladado.

Según han indicado, la Dirección General de Función Pública de la Comunidad de Madrid ha aceptado "buena parte" de sus aportaciones en temas como el seguimiento sindical del teletrabajo, riesgos laborales y formación, protección de la intimidad y derecho a la desconexión, garantías en el respeto a los derechos laborales y acceso presencial a los servicios públicos.

El decreto también incluye que para el personal funcionario docente, el personal estatutario y el personal al servicio de la Administración de Justicia, el teletrabajo debe de negociarse específicamente en sus ámbitos sectoriales.

Para CCOO esta cuestión era "muy relevante", dado que son colectivos cuyas características especiales "hacen necesaria una regulación muy concreta que evite las situaciones de precariedad y sobrecarga que han sufrido".

CCOO sigue demandando, no obstante, que "la regulación del teletrabajo tenga un marco estatal, negociado entre las organizaciones sindicales y el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que podría tener impacto e implicar adaptaciones en la regulación de la Comunidad de Madrid".

Además, la coordinadora del área pública de CCOO Madrid, Isabel Galvín, ha recordado que "aún queda mucho por hacer y por cumplir", en referencia a algunos de los acuerdos alcanzados por el Ejecutivo con respecto a la contratación de personal sanitario, y con especial atención a los rastreadores para hacer frente a la expansión del COVID-19.

Asimismo, en el capítulo educativo, Galvín también hizo referencia a que para el próximo curso escolar 20/21 sería necesaria "la contratación de al menos 11.000 docentes para reducir las ratios de alumnado y mantener unas condiciones de higiene y seguridad en los centros tanto para el profesorado como el alumnado".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios