www.cronicamadrid.com
Cómo tener una vida sexual plena
Ampliar

Cómo tener una vida sexual plena

sábado 22 de febrero de 2020, 10:23h

Nuestro día a día acarrea una serie de situaciones como cansancio, estrés o falta de tiempo, que pueden afectar a nuestra vida sexual. A menudo, también, nos encontramos con otras circunstancias propias de la pareja, como la falta de comunicación o el aburrimiento que afectan también a las relaciones y hacen que la vida sexual se convierta en un acto rutinario y monótono.

¿Qué podemos hacer para estimular la actividad sexual y convertirla en plena, placentera y, por lo tanto, satisfactoria? Hay una serie de consejos que los especialistas nos dan para lograrlo.


Una buena comunicación

El sexo debe formar parte de nuestros temas de conversación y no convertirse en un tema tabú para la pareja. Es importante hablar de sexo en nuestro día a día y también cuando lo practicamos, saber qué es lo que más le gusta a cada miembro de la pareja, cuáles son sus zonas más erógenas, etc.


Hablar de sexo nos permite romper barreras, nos da confianza y potenciará la intimidad de la pareja. Por otro lado, podremos romper tabúes y todas aquellas cosas que nos están limitando para tener relaciones sexuales plenas.


Cualquier momento del día puede ser bueno para disfrutar del sexo. Y por ello es tan importante buscar momentos de intimidad: al despertar, en la ducha, durante la siesta de los niños, organizar una escapada romántica… podemos generar muchísimas situaciones íntimas que nos ayuden a encontrar ese tiempo necesario para la intimidad.


Échale imaginación

La imaginación y la creatividad son necesarias tanto en el sexo como en nuestro días a día. Pensar que la creatividad es un talento sólo al alcance de unos pocos, es un gran error. Una de las mejores maneras para potenciar la creatividad es practicar el sexo en lugares diferentes, puesto que ello nos saca la de la rutina; también es bueno variar las posturas o explorar nuevas experiencias.


Para salir de la rutina, no hay nada mejor que la espontaneidad. Limitar la práctica sexual únicamente a la noche no ayuda, pues estamos condicionados por el cansancio del día, que incluso puede provocar que tengamos ganas de acabar para descansar. La provocación es una parte de la espontaneidad que podríamos explorar: buscar la diversidad en los momentos que hacemos el amor, revivir las primeras citas o buscar situaciones que generen tensión sexual.


El romanticismo también es una buena manera de aplicar creatividad a la pareja, pues no todo debe ceñirse al sexo. Nos permite expresar la parte emotiva que llevamos dentro, sacar nuestros sentimientos y mantenerlos a flor de piel.


Ser activo

En cualquier caso, y como puede verse de todo lo que se ha comentado hasta este punto, es importantísimo dejar de lado cualquier actitud pasiva y no esperar que sea nuestra pareja quien tome la iniciativa. Llegados a este punto, también tendremos que saber ser respetuosos con nuestra pareja en el caso de que, por cualquier motivo, no se sienta en condiciones de seguirnos el juego, pues eso puede conducirnos al a frustración. Y es que, como también se ha dicho, la comunicación es importantísima.


En cualquier caso, no debe confundirse ser activo con ser rápido o ir directamente al grano, puesto que los preliminares son muy importantes. Normalmente, la mujer suele necesitar más tiempo para lograr la excitación y estar preparada para el coito, por lo que es recomendable dedicar el tiempo necesario a los juegos previos al coito. Muchas veces no se llega al placer completo porque el estado de excitación no es el adecuado.


El freno del estrés

Es sabido el papel del estrés como freno a unas relaciones sexuales plenas. También el papel positivo del sexo para evitarlo. Pero, muchas veces, nuestro día a día puede ponernos en una situación de profundo estrés y es recomendable no tomar el sexo como una obligación para eliminar el estrés puedes puede provocarnos comportamientos que puedan poner en riesgo nuestra relación. Así, cuando se llega a una situación de estés, se recomienda acudir a un especialista que nos baje el nivel de nerviosismo, para luego ir retomando nuestra actividad sexual.


Practicar deporte, alguna otra actividad de ocio que nos aleje de los pensamientos que nos generan estrés, una buena alimentación y mucho descanso paliarán los efectos del estrés y nos permitirán retomar nuestras relaciones sexuales paulatinamente.


Podemos introducir, en esta recuperación, algunas prácticas que potencien el deseo y la curiosidad en la pareja, como por ejemplo ver vídeos xxx gratis. Y es que, ver este tipo de películas estimulan enormemente la vida sexual de la pareja, así como la creatividad, la intimidad, la comunicación o el deseo.


No hay nada mejor y más placentero que una vida sexual plena, y con estos consejos se puede conseguir y que ello sea duradero y permanente. Pero algo muy importante es que todo esto lo lleven a cabo los dos miembros de la pareja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de cronicamadrid.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.