www.cronicamadrid.com
El general sí tiene quien le escriba
Ampliar

El general sí tiene quien le escriba

martes 21 de abril de 2020, 16:51h
Ni se llama Aureliano Buendia, ni es coronel pero a diferencia del personaje creado por el colombiano Gabriel García Márzquez, al general de la Guardia Civil José Manuel Santiago le han escrito, y mucho, en menos de 72 horas. Se ha puesto en duda su independencia y sus méritos tras 37 años de pertenencia al Cuerpo.

Casualidad o no, el general Santiago nace en 1961, el mismo año en que se publica “El coronel no tiene quien le escriba”, la novela que el Premio Nóbel y periodista decía que era el mejor relato de todos los suyos. Galones aparte, los logros del general colombiano son 32 guerras civiles perdidas frente a los distintos gobiernos. Los éxitos del general español son los de la democracia frente a ETA y su papel de experto en conflcitos como losd que se desarrollaron en Libia, Bosnia o El Salvador.

El pequeño pueblo toledano de Villasequilla en nada se parece al selvático Macondo. Y menos aún se parecen Florentino Santiago y José Arcadio Buendía, los padres de los protagonistas de este comentario, salvo su pasión por las Fuerzas Armadas, una forma de entender la vida que trasladarán a sus hijos. Unos vástagos que se circunscriben a dos en nuestro paisano real y que en el caso de la ficción literaria llegan a 17 de otras tantas mujeres distintas.

Aureliano pasó por varias muertes antes de morir, pasando por su presencia ante un pelotón de ejecución. El único “pelotón” que ya ha conocido y no con toda su capacidad de disparo en forma de preguntas es el de los periodistas. Buendía termna contestanto a su mujer, cuando ya no les queda ni un duro en la faltriquera es que comerán “mierda”. Una palabra que estoy seguro se la habrá pasado por la cabeza, en solitario y en familia a Santiago.

Los dos personajes nacieron para pelear, para sus propias y colectivas guerras. El colombiano hasta se refugia en la cria de gallos de pelea cuando su propio destino le va acorralando. El español tuvo que pelear en el duro escenario del País Vasco en los años más violentos de la lucha entre ETA y el Estado, aquellos ochenta del siglo pasado en el que el número de muertos no dejaba de aumentar día tras día, tanto en los GAR como en el más que famoso cuartel de Inchaurrondo.

Al hoy jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil le quedará grabada en su memoria esa frase sobre las “fake” contra el Gobierno, al igual que el mensaje enviado a las distintas Comandancia. Habrá descubierto que las guerras políticas pueden ser tan duras y crueles como las que emplean balas y sangre. Una aportación para sus clases en el CESEDEN: las palabras también matan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios