www.cronicamadrid.com
Mia Khalifa advierte sobre los peligros de la industria del porno
Ampliar

Mia Khalifa advierte sobre los peligros de la industria del porno

viernes 06 de septiembre de 2019, 18:08h

Mia Khalifa es una joven de apenas 26 años que saltó a la fama a finales del 2014 tras convertirse en la actriz porno número uno a nivel mundial. Sin embargo, su fama no se debió del todo a sus dotes artísticas, sino al hecho de rodar una escena de sexo con un hiyab. Una acción que le supuso incluso recibir amenazas de muerte por parte de presuntos miembros del Estado Islámico.

En aquella fecha, Mia Khalifa apenas grabó seis escenas por las que acabó cobrando unos 12.000 dólares. Sin embargo, la peculiaridad de grabar una escena sexual de un trío con el hiyab puesto le supuso que sus vídeos pasarán a estar entre los más vistos del mundo en la famosa plataforma de porno online de Pornhub. Aún hoy, sus vídeos siguen estando entre los más buscados en la red.


Amenazada de muerte y acosada física y tecnológicamente

Fue precisamente a raíz de aquí cuando comenzó a recibir amenazas de muerte por parte del Estado Islámico. Pero eso no es todo, algunas de las figuras más mediáticas del fútbol americano trataron de ponerse en contacto con Mia, llegando al punto del acoso y el espionaje tecnológico (stalkear). Sin ir más lejos, ha tratado de ser comentarista deportiva pero recibía el acoso de los jugadores.


Evidentemente, las reacciones no se hicieron esperar, tal y como revela ahora la propia Mia en una entrevista en el programa Hard Talk de la BBC. En sus palabras se hacen patentes los sentimientos de miedo, nerviosismo e intimidación que sintió tras grabar aquellas escenas de sexo. Escenas como muchas otras que pueden verse en internet cómo porno gratis diario.


Unas palabras que se han convertido en una llamada de alerta y atención para todas aquellas miles de jóvenes que cada año son captadas por la industria del porno en los Estados Unidos. Chicas que se ven atraídas por el dinero fácil y con muchos problemas de autoestima pero que, en realidad, no son conscientes de los problemas que esta industria les puede ocasionar.


Los problemas de autoestima

Precisamente, los problemas de autoestima fueron uno de los desencadenantes de que Mia Khalifa cayera en la industria del porno. Durante su infancia padeció de sobrepeso, hasta el punto de no sentirse nunca a gusto consigo misma. Todo eso propició que tomara una serie de medidas drásticas para sentirse más atractiva.


En primer lugar, llegó a perder hasta 22 kilos al entrar en la universidad. Más tarde, se sometió a una operación de cirugía estética para recuperar el tamaño de sus senos. Fue precisamente poco más tarde cuando un productor de porno se fijó en ella y le propuso modelar para grabar unas escenas.


Tras esta llamada, Mia Khalifa se vio en muy poco tiempo inmersa en la industria del porno. El primer paso fue acceder a ir a un estudio de grabación en Miami para conocer todo lo que se movía a su alrededor. Así poco a poco, y tras comprobar que en un principio todo parecía muy serio y profesional, fue cayendo en las garras de la industria, hasta el punto de asegurar que allí la manipularon para que hiciera todo lo que deseaban de ella.


Pero lo peor estaba aún por llegar.

La pérdida total de privacidad

Lo que Mia Khalifa jamás pudo imaginar es que tras grabar aquellas escenas de sexo, su vida ya no volvería a ser igual. Pasó del más profundo anonimato a convertirse en toda una celebridad dentro del mundo del porno. Su nombre y su cuerpo pasaron a estar entre los más buscados en Google.


Todo esto le llevó a perder por completo su privacidad. Sentía que solo con el mero hecho de salir a la calle, la gente la miraba a través de su ropa. Una sensación que, como la propia Mia explica, le suponía mucha timidez y un agobio que no podía controlar del todo. Había perdido todo cuanto había sido hasta ahora.


Sin embargo, Mia Khalifa no se siente una víctima de la industria del porno, ya que fue ella misma la que tomó sus propias decisiones. Su voz lo único que pretende es alertar a las chicas jóvenes que vender su cuerpo a cambio de dinero fácil puede tener una serie de consecuencias que en ningún momento van a poder controlar.


Mia Khalifa se ha convertido, en definitiva, en alguien que quiere concienciar de los peligros que puede tener la industria del porno. Su experiencia puede servir para que muchas otras chicas jóvenes sean capaces de ver y comprender que no todo es tan bonito como parece. El dinero fácil que se consigue en esta industria puede tener consecuencias impredecibles. Saber controlarlas no es sencillo, mucho más a largo plazo cuando ya no eres dueña de tus propias decisiones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de cronicamadrid.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.