www.cronicamadrid.com
Afectados por la cercanía de una fundición recogen firmas para pedir soluciones

Afectados por la cercanía de una fundición recogen firmas para pedir soluciones

lunes 31 de mayo de 2021, 11:20h
A su juicio, existe un "silencio continuado" de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Getafe, que "permiten que Corrugados Getafe siga con su actividad a 200 metros de viviendas, colegios y parques, sabiendo que incumple la Autorización Ambiental Integrada"

Vecinos afectados por la cercanía de una fundición a sus viviendas en Getafe han iniciado una recogida de firmas para pedir soluciones al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid, al "incumplirse el traslado de la empresa prometido hace 15 años".

Así, desde la Plataforma de Afectados por Corrugados han exigido una solución inmediata que "termine con años de emisiones contaminantes no controladas, ruidos que superan los decibelios máximos permitidos, de día y de noche, y olores insalubres que hacen imposible la vida normal".

A su juicio, existe un "silencio continuado" de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Getafe, que "permiten que Corrugados Getafe siga con su actividad a 200 metros de viviendas, colegios y parques, sabiendo que incumple la Autorización Ambiental Integrada (AAI), un hecho gravísimo, sancionable y por el que la fábrica ha sido multada en varias ocasiones".

Asimismo, han señalado que se trata de una situación que "se ha vuelto insoportable y ha llegado al límite tras varias explosiones que se han producido de madrugada en la fábrica en lo que llevamos de 2021 además de un incendio que, en todos los casos, ha supuesto la liberación de emisiones contaminantes difusas".

"Sobre esta cuestión aún ninguna administración responsable ha informado sobre las consecuencias que ha podido tener para la salud de los más de 20.000 vecinos de la zona, del resto de Getafe y para el medioambiente", han subrayado.

TRASLADO

Además, han recordado que Corrugados Getafe es una fundición de los años 60 que "produce emisiones contaminantes constantes que se liberan en forma de columnas de humo, a todas horas y que salen cada día por focos que no están controlados, por lo que posiblemente los vecinos están expuestos a dioxinas, furanos, metales pesados y partículas contaminantes producto del proceso de fundición, que son elementos cancerígenos que ya fueron detectados en 2016 en una inspección".

Según los afectados, a estas emisiones va unido el olor a metal, "un hedor insoportable, intenso, insalubre, que se extiende por los barrios y que priva a los ciudadanos de poder disfrutar de parques, jardines, de hacer deporte al aire libre o incluso de tender la ropa en sus terrazas, porque queda impregnada por ese olor vomitivo".

Igualmente, "la otra gran consecuencia es el ruido, un zumbido atronador que no deja dormir, ni descansar, ni pensar porque se mete en la cabeza y hace imposible el día a día, a pesar de que desde 2017 está probado ante un juzgado de Getafe que Corrugados supera todos los límites permitidos, fijados en 55 decibelios por la noche y 65 decibelios por el día".

En 2006, el Ayuntamiento de Getafe y Corrugados acordaron por escrito buscar un nuevo emplazamiento para la fundición porque, "tal como citaron en un documento que suscribieron, las actuales instalaciones se encuentran en el borde de la trama urbana residencial del municipio, afectando considerablemente a la calidad de vida actual y de futuro".

Por ello, "ambas partes eran conscientes de que la fundición, ya por entonces, era incompatible con las viviendas, con los colegios, con los parques y, aún así, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Getafe permitieron la construcción de un barrio entero, Los Molinos, a 200 metros, con miles y miles de viviendas, en pleno pelotazo urbanístico, sabiendo que los vecinos del otro lado de la vía del tren, de Juan de la Cierva, ya estaban sufriendo las consecuencias de Corrugados".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios