SATSE denuncia a Trabajo 'amenazas' para alargar la vida útil de EPIs

SATSE denuncia a Trabajo "amenazas" para alargar la vida útil de EPIs

viernes 17 de abril de 2020, 12:45h
El sindicato habla de un aumento de "órdenes verbales, hacia el personal sanitario para que alargue la vida útil de monos, gafas, mascarillas, etcétera. La Consejería de Sanidad alega que cuenta con estocaje y sigue entrando material

El sindicato de enfermería SATSE Madrid ha denunciado ante Inspección de Trabajo "múltiples presuntas amenazas" a las enfermeras para que alarguen la vida útil de los Equipos de Protección Individual (EPIs), ante la falta de material de protección.

El sindicato habla de un aumento de "órdenes verbales, hacia el personal sanitario para que alargue la vida útil de los elementos de prevención (monos, gafas, mascarillas, etc.), aún en contra de lo indicado por los fabricantes".

En este sentido, asegura que en las diferentes instituciones sanitarias y sociosanitarias de la Comunidad de Madrid está "ignorándose reiteradamente" la normativa del Ministerio de Sanidad, y señala como ejemplo de ello que hay centros de salud donde se pide que se reutilicen los monos, rociándolos con una solución con lejía, o que un mismo equipo de protección se reutilice en varios avisos domiciliarios, hecho éste que pudiera incumplir, incluso, las propias recomendaciones de los fabricantes.

De hecho, según SATSE, las enfermeras de los centros de salud que acuden a los avisos domiciliarios de pacientes con Covid-19 tienen que reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios, portándolos de un sitio a otro en una bolsa de auto cierre.

"Debido a la escasez de EPIs tienen que reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios. También lo hacen con las mascarillas durante varios días; tienen que lavar, en dilución de agua y lejía, las gafas y pantallas protectoras o pulverizar con esta dilución las batas o monos para poder llevarlo días y días e, incluso, para que lo reutilicen sus compañeras/os debido a la escasez e incluso inexistencia en algunos casos de EPIs", precisa.

La denuncia, interpuesta ante la Inspección de Trabajo, indica que "en algunos casos en los que la dotación de uniformes de trabajo por profesional no es suficiente, se ven obligados a llevarse a sus domicilios dichos uniformes para su lavado puesto que, aunque el Servicio de Lavandería ha incrementado la frecuencia de recogida y entrega de pijamas y batas, no se garantiza que diariamente vayan a tener a su disposición un uniforme limpio".

EN IFEMA Y EN LOS HOSPITALES, LA SITUACIÓN NO ES MEJOR

Asimismo, el sindicato señala que la situación en hospitales y hospitales de campaña como el de Ifema "no es nada mejor", a tenor de la denuncia presentada por el Sindicato de Enfermería, donde "las batas impermeables también se lavan y al usarlas tras el lavado siguen húmedas y muchas se rompen durante este proceso".

A este respecto, señala que, de forma verbal, desde los Servicios de Medicina Preventiva y las Unidades de Prevención de Riesgos Laborales, se está ordenando a los trabajadores el llevar una mascarilla no acorde al riesgo (quirúrgica), cuando debería ser auto filtrante (FFP2 o FFP3), excediendo el tiempo de utilización marcado por el fabricante, e incluso reutilizándolas tras procesos de desinfección, que pudieran ser no del todo fiables.

Incluso asegura tener constancia de "presuntas amenazas o coacciones, hacia el personal sanitario, si no alarga la vida útil de dichos elementos, y/o si no sigue los canales de reutilización y/o desinfección de los mismos por los Servicios de Esterilización Hospitalaria".

"La razón por la que la orden de reutilización y/o desinfección se hace a los profesionales sanitarios de forma verbal, es porque la normativa actual no permite la reutilización de productos sanitarios "de un solo uso"", explica SATSE.

Así las cosas, sostiene que "deben cesar todas las órdenes que se están produciendo para que se usen los equipos de protección durante mucho más tiempo del que se debe, poniendo, por tanto, en peligro la salud de los trabajadores sanitarios".

Desde la Consejería de Sanidad han puesto de manifiesto a raíz de la denuncia que atención primaria cuenta con estocaje de equipos de protección. En concreto, el día 15 el stock era de 150.000 mascarillas quirúrgicas; 25.000 FP2; 10.500 gafas; 3 millones de guantes, y 4.000 buzos.

Según los datos ofrecidos por la Consejería a Europa Press, este jueves entraron 2.000 batas hidrófogas; 3.000 buzos, y 600 pantallas faciales; y este viernes está previsto que entren 40.000 mascarillas quirúrgicas; 5.000 FP2; 2.000 batas hidrófogas; 500 pantallas faciales; 1.000 buzos; 5.000 gorros quirúrgicos, y 1.000 litros de hidrogel.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios