www.cronicamadrid.com
De MAR a IR, Ayuso imita a Sánchez
Ampliar

De MAR a IR, Ayuso imita a Sánchez

miércoles 05 de febrero de 2020, 13:28h
El vasco amable y barbilampiño Ivan Redondo ( IR )no se parece en nada al castellano bronco y barbudo Miguel Angel Rodríguez ( MAR ), ni en educación, ni en origen familiar, ni en estudios, ni en carácter, ni en apariencia y edad. Si les une y mucho su vocación exagerada por estar lo más cerca posible del poder y soplarle en el oído.

Para convertir a IR en su asesor personal antes y durante la campaña electoral, el secretario general del PSOE no contó con su partido. Y mucho menos cuando ya en Moncloa ha nombrado al consultor externo y no socialista - que se sepa - en el gran controlador de los asuntos de gobierno, pieza básica del engranaje que le va a permitir al presidente tener siempre una segunda versión de cada una de las actuaciones de los distintos ministros.

La presidenta por sorpresa de la Comunidad de Madrid tan sólo ha contado ( y no es poco, más bien mucho ) con la aprobación de José María Aznar para llevar a MAR a la antesala de su despacho y de su poder autonómico. Nada de partido y menos de socio de gobierno. El nombramiento del hombre que acompañó al expresidente del PP desde Valladolid a Madrid, con tan sólo 22 años, lo ha hecho sin mediar palabra, por más que a Ignacio Aguado le hay hecho temblar de ira y puede que hasta de miedo.

Si IR no habla en público, MAR es todo lo contrario. Los dos reclaman hoy su trabajo de consultores de éxito. Sánchez y Ayuso están gobernando, la mejor de las pruebas. Apuestas personales que han salido bien y que se convierten en indispensables para sus jefes.

La negativa del PP de Mariano Rajoy a contratar a Ivan Redondo tras sus experiencias en Extremadura, Cataluña y Euskadi le llevaron a los brazos del líder del PSOE cuando éste apenas era la oposición disminuida de un socialismo que se había derrumbado electoralmente. Otra decisión del mismo Rajoy alejó a Miguel Angel Rodríguez del poder de la calle Génova, le llevó a la empresa privada y a los programas de televisión, y a la oposición interna en el PP haciendo piña con Aznar y con la mujer que mejor le protegería durante esos años, Esperanza Aguirre.

Entre los socialistas, sean jóvenes o viejos, le reconocen los méritos - con sordina - a Redondo pero no les gusta nada. Entre los populares le reconocen sus méritos a Rodríguez pero no creo que a Pablo Casado o a García Egea les haya hecho mucha gracia la maniobra de su compañera Ayuso. El enemigo siempre está en casa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios