Gritos, golpes y aplausos, monumental bronca en el Congreso en la aprobación de la Ley Celaá

Gritos, golpes y aplausos, monumental bronca en el Congreso en la aprobación de la Ley Celaá

jueves 19 de noviembre de 2020, 12:05h
El Pleno ha sido suspendido durante tres minutos. La ministra dice estar "feliz" aunque le hubiera gustado tener mayor consenso. Casado asegura que derogará la ley si llega a Moncloa

El Pleno del Congreso ha sufrido este jueves un parón de casi tres minutos durante el cual los diputados del PP y Vox daban golpes en sus escaños y gritaban 'libertad' y los del PSOE y Unidas Podemos aplaudían la nueva Ley de Educación, que sustituirá a la conocida como 'Ley Wert', en referencia al ministro, José Ignacio Wert, que la aprobó cuando el PP tenía mayoría absoluta.

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha dejado que cada bancada se expresara a su manera, al término del debate del dictamen de la Comisión de Educación sobre la nueva norma. Batet sólo ha pedido silencio al finalizar la intervención de la portavoz socialista, Mari Luz Martínez Seijo, quien ya había 'caldeado' a la bancada 'popular' con sus últimas afrimaciones.

La dirigente socialista ha puesto fin a su discurso agradeciendo su actitud a las formaciones que como, ERC, PNV y Más País, han apoyado la reforma y, a su juicio, "creen en la educación española y en su avance", unas palabras que han soliviantado a los diputados del PP que han empezado a hacer gestos de desaprobación desde sus escaños.

APROBADA LA LEY

El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves el dictamen de la Comisión de Educación y FP sobre la LOMLOE, la reforma educativa también conocida como 'Ley Celaá', con los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País.

El texto ha salido adelante con 177 'síes', mayoría absoluta de la Cámara, una mayoría que necesitaba alcanzar para salir adelante, ya que se trata de una modificación de una ley orgánica, frente a los 148 'noes' de PP, Cs y Vox, CC, la CUP, el PCR y UPN. Por tanto, la iniciativa será remitida al Senado para continuar con el trámite parlamentario.

El dictamen que se ha aprobado recoge algunas de las enmiendas aprobadas en las últimas semanas y que han generado fuertes críticas entre la oposición, como es el caso de la supresión de la referencia al castellano como lengua oficial del Estado en la enseñanza, así como la consideración del castellano y las lenguas cooficiales como lenguas vehiculares. Ante esto, PP, Cs y Vox ya han anunciado que llevarán esta Ley al Tribunal Constitucional (TC).

El texto también incluye otros cambios como el aumento de plazas públicas en la educación de 0 a 3 años; la oferta "suficiente" de plazas públicas; que la asignatura de Religión no cuente para las notas medias; la prohibición de que los colegios concertados segreguen por sexo; la cesión de suelo público exclusivamente a la construcción de centros de titularidad pública; la fijación de la "excepcionalidad" de la repetición de curso; la inclusión de una cuarta modalidad de bachillerato más general; o la derivación de alumnos de centros de Educación Especial a centros ordinarios en el plazo de 10 años.

RECHAZADAS TODAS LAS ENMIENDAS EXCEPTO UNA

En cuanto a las enmiendas 'vivas' que quedaron sin aprobar en Comisión --más de 600--, sólo se ha aprobado una durante el Pleno. Se trata de una enmienda transaccional de Más País-Equo y Compromís, que ha contado con el respaldo del PSOE, Unidas Podemos, ERC y JxCat, para enseñar cultura fiscal en la asignatura de Valores Cívicos y Éticos.

El texto, al que tuvo acceso este miércoles Europa Press, establece que "en algún curso de la etapa todos los alumnos y alumnas cursarán la materia de Educación en Valores Cívicos y Éticos". Y recoge que, en dicha materia, "se incluirán contenidos referidos a la Constitución Española, al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia, a la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial, a la igualdad entre hombres y mujeres, al valor del respeto a la diversidad y al papel social de los impuestos y la justicia fiscal, fomentando el espíritu crítico y la cultura de paz y no violencia".

EL CASTELLANO COMO LENGUA VEHICULAR, LO MÁS CRITICADO

El debate se ha centrado en la enmienda ya incluida en el texto que suprime el carácter vehicular del castellano en la enseñanza, iniciativa que ha motivado las duras críticas por parte de la oposición hacia el Gobierno, al que han acusado de eliminar derechos y de 'dar alas' al independentismo. También ha sido un tema central la educación concertada, con la derecha defendiendo la pluralidad de la red educativa y la izquierda negando que la LOMLOE suponga un "ataque" a este tipo de enseñanza.

La diputada del PSOE, Luz Martínez Seijo, que ha celebrado este "día histórico" en que se derogará la 'Ley Wert', ha acusado a la derecha de decir "mentiras" sobre la LOMLOE, como que la Ley acaba con el castellano, que se cerrarán las escuelas de educación especial o que se eliminan las pruebas para acceder al cuerpo de inspectores de educación. "Ya está bien de utilizar la palabra 'libertad', defienden el concepto solo para aquellos que tienen recursos, eso es manipulación", les ha afeado.

Desde Unidas Podemos, Javier Sánchez Serna también ha recalcado que con la aprobación de la LOMLOE se pone "punto final" a la LOMCE y su "modelo elitista" e igualmente ha acusado a la derecha de poner en marcha una "campaña de desinformación y bulos". También Joan Mena se ha felicitado por este proyecto, aunque ha admitido que desde la formación 'morada' van a "seguir avanzando" porque "hay cosas que se han quedado atrás".

A todo ello, el PP ha afirmado que la LOMLOE es un proyecto "profundamente ideologizado" que trata de "asfixiar" al que no se somete al "pensamiento único", que "suprime la cultura del esfuerzo" y que "destierra" el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. La diputada 'popular' Sandra Moneo, ha echado en cara que la nueva Ley elimine el castellano como lengua vehicular. "Es una ruptura de nuestro modelo competencial, de nuestra Constitución", ha dicho.

También el diputado de Vox, Joaquín Robles, ha criticado duramente la LOMLOE, sobre todo la supresión del castellano como lengua vehicular, afirmando que el objetivo de la norma es que las escuelas catalanas se conviertan en "fábricas de independentistas". "Con la Ley, se adquiere el certificado de legalidad", ha advertido, para tachar la norma de "sectaria" y "peligrosa".

Del mismo modo se ha mostrado en contra Cs. Su diputada, Marta Martín, que ha definido la LOMLOE como una ley "más ideologizada que la propaganda electoral", ha cargado contra la enmienda del castellano, asegurando que la supresión del carácter vehicular obedece a un "mercadeo zafio" por "un puñado de votos" que hará que los secesionistas se vean "reforzados" y los constitucionalistas se sientan "vendidos".

A favor de la Ley se ha posicionado ERC, por tratarse de un "deber moral" derogar la 'Ley Wert'. La diputada, Montse Bassa, ha dicho que como pedagoga se siente "orgullosa" de esta nueva Ley, pero como independentista "no tanto". Así, aunque a su juicio no permite desarrollar con plenitud la innovación pedagógica que quiere su formación, admite que "nunca" habían tenido un nivel de competencias "tan alto". Y ha finalizado su discurso asegurando, en catalán, que en Cataluña, "el catalán es la lengua vehicular en la enseñanza".

Mientras, Josune Gorospe (PNV) ha celebrado la aprobación de la LOMLOE, que al menos permite desarrollar, según comenta, el sistema educativo vasco, pues, en su opinión, recoge reivindicaciones del PNV en materia de becas, currículo, lengua propia, FP y evaluación, mientras que Inés Sabanés (Más País), ha dicho que el "problema" de España no es la lengua, "conflicto" que, dice, fue introducido en la 'Ley Wert'.

EN CONTRA DE LA LEY: CC, CUP, PRC Y UPN

Han mostrado su rechazo a la ley CC, la CUP, el PRC y UPN. Desde la formación canaria, Ana Oramas ha criticado que la LOMLOE sea un proyecto "sin cabeza", mientras que para la CUP no es suficiente esta norma porque, a juicio de su diputado, Albert Botran, "no blinda la inmersión lingüística" en Cataluña. Por su parte, José María Mazón (PRC) ha hecho énfasis en que el tema del castellano era un "conflicto innecesario" que supondrá sin embargo ahora "un paso más hacia la independencia de Cataluña", y Sergio Sayas (UPN) considera que esto significará "un pago al radicalismo".

Bildu se ha abstenido, al igual que JxCat, BNG y Teruel Existe. La diputada vasca Isabel Pozueta, ha reconocido que la nueva ley no es el instrumento que necesita el País Vasco porque se queda "corta" en sus demandas, si bien también ha admitido que comparten el objetivo que tiene la ley de derogar la LOMCE. "No es la ley que nosotros hubiéramos dibujado", ha indicado asimismo el diputado de JxCat, Sergi Miquel i Valentí, que no obstante, celebra que la LOMLOE derogará la LOMCE y defienda la ley de educación catalana.

Por su parte, no considera "suficiente" el diputado Néstor Rego (BNG) "volver a la situación pre-LOMCE", aunque ha celebrado que ésta se derogue, y Tomás Guitarte (Teruel Existe) ha lamentado que cada 7 años se apruebe en España una nueva ley educativa.

CASADO FIRMA CONTRA LA LEY CELAA

El presidente del PP, Pablo Casado, ha estampado este jueves su firma contra la Ley de Educación (LOMLOE) promovida por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, conocida como 'Ley Celaá', dentro de la campaña que inició el PP el pasado fin de semana y que ya lleva recabadas más de 10.000 firmas solo en la Comunidad de Madrid, según han informado fuentes 'populares'.

Casado, que ha asistido al Pleno del Congreso que vota este jueves la reforma educativa, ha salido del hemiciclo al término del debate para dirigirse a una mesa instalada por el PP en la Plaza de las Cortes para recoger firmas contra la 'Ley Celaá'.

El PP abrió hace unos días esta campaña de recogidas de firmas en la calle y en la puerta de sus sedes, unos apoyos que servirán de base al recurso que el partido va a presentar contra la norma en el Tribunal Constitucional.

El pasado fin de semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero madrileño de educación, Enrique Osorrio, firmaron en una mesa instalada en el distrito de Salamanca, y este jueves ha hecho lo mismo el presidente del PP.

Casado, que ha estado acompañado por varios cargos del partido como Cuca Gamarra, Ana Pastor, Jaime de Olano y Ana Camins, ha declinado hacer declaraciones a los medios para dar protagonismo a su portavoz de Educación, Sandra Moneo, que ha defendido la posición del PP en el Pleno del Congreso.

CASADO DEROGARÁ LA LEY SI LLEGA A MONCLOA

Por lo pronto, el PP no ha dado cifras totales de cuántas firmas lleva recabadas por toda España en esta campaña contra la reforma educativa, pero fuentes del partido en Madrid aseguran que ya cuentan con más de 10.000 apoyos.

"El PP va a salir a la calle para recoger firmas y parar esta contrarreforma educativa por la exclusión del castellano como lengua vehicular y para garantizar la libertad educativa", dijo este lunes Casado en la Junta Directiva de Nuevas Generaciones del PP. Además, anunció que si gana las próximas elecciones generales y llega al Palacio de la Moncloa derogará la "injusta" Ley Celáa.

Aparte de recoger firmas, esta ofensiva del PP por toda España irá acompañada de una campaña en redes sociales que el partido ya ha impulsado bajo la etiqueta '#StopLeyCelaá' a favor "del derecho constitucional a estudiar en castellano, por el de los padres a elegir el modelo educativo y por una educación sin sectarismos".

Además, la Vicesecretaría de Territorial del PP está preparando una moción que recogerá todos los argumentos del partido contra esa reforma de Pedro Sánchez y que llevará a todos los ayuntamientos y Parlamentos autonómicos de España con el objetivo de que el PSOE y los demás partidos "se retraten", según los 'populares'.

APOYO A LAS MANIFESTACIONES

El partido de Pablo Casado ha decidido también sumarse a las manifestaciones que ha convocado la plataforma Mas Plurales en diferentes ciudades de España en defensa de la libertad educativa y la concertada, a las que tienen previsto asistir miembros de la cúpula de la formación.

Así, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, estará en la manifestación convocada en Murcia; mientras que el vicesecretario de Participación del PP, Jaime Olano, estará en Lugo. Se prevé que más miembros de la cúpula del PP se sumen a esta iniciativa.

De la misma manera, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid y portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, estarán en la manifestación que la concertada ha convocado en Madrid. A esta cita también se sumará la secretaria general del PP madrileño y senadora, Ana Camíns.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios