www.cronicamadrid.com
La nueva vida sexual en la época del COVID-19
Ampliar

La nueva vida sexual en la época del COVID-19

martes 05 de mayo de 2020, 06:00h

La pandemia del coronavirus ha llegado como un huracán con pretensiones de parar el mundo. Sin embargo, el Homo Sapiens Sapiens nunca ha estado dispuesto a dejarse vencer fácilmente, y el instinto de reproducción se impone desde los comienzos de nuestra existencia para protegernos como especie.

Los datos sobre venta online de complementos sexuales así parecen atestiguar, y algunos expertos ya hablan de un posible babyboom a consecuencia del confinamiento.

Los efectos terribles y dramáticos de las situaciones excepcionales como la que estamos viviendo, implican reacciones muy diversas a nivel sexual, dependiendo en gran medida de las circunstancias particulares, incluyendo desde aumentos de la libido y del comportamiento sexual tanto masturbatorio como en pareja, como descensos bruscos del deseo sexual.

La dimensión contextual del sexo en la pandemia del coronavirus

La conducta sexual refleja en gran medida un estado emocional, psicológico y personal, muy condicionado por el contexto y el ambiente. El sexo nos produce bienestar y nos autoafirma como ser humano y como grupo social, siendo una de nuestras prioridades naturales.

El coronavirus ha aparecido en un momento particular de la historia occidental en que el sexo y el placer estaban ajustándose a unos parámetros mucho más equitativos desde un punto de vista de las relaciones de género, así como a una visión global de naturaleza sanitaria que considera la sexualidad como una parte indivisible del estado de salud general del individuo.

El COVID-19 aterriza en la era del satisfyer o succionador de clítoris y en una sociedad que posterga la reproducción, en gran medida debido a situaciones de estrés laboral.

Efectos actuales del coronavirus sobre la sexualidad

Muchas de las parejas que se encuentran confinadas juntas se han encontrado con una situación impuesta en la que disponen de mucho más tiempo para los encuentros sexuales. Con altibajos en la libido, se aprecia un mayor interés por experimentar situaciones nuevas o diferentes a las habituales, lo que se refleja en el mayor consumo de juguetería sexual.

A nivel emocional, estas actitudes están haciendo que muchas parejas vean reforzados sus vínculos afectivos, a la par que la convivencia intensiva está haciendo mella en algunas otras.

Para muchas personas sin pareja estable o que no conviven en pareja, una de las notas más llamativas es el aumento de sueños húmedos y el deseo de masturbación, así como al igual que en las parejas, el surgimiento de fantasías novedosas.

La recomendación de psicólogos y sexólogos va encaminada hacia la aceptación de nuevos deseos y realidades, la experimentación libre y el favorecimiento del autoconocimiento.

Del mismo modo, los médicos nos recuerdan que la práctica del sexo y la llegada al orgasmo son fuentes de relajación, disminución del estrés y la ansiedad, prevención de problemas cardiovasculares y mejora del sistema inmunitario.

En definitiva, la vida sexual debe ajustarse a nuestras nuevas realidades sociales y psicológicas, no solo adaptándose a lo que sea requerido en cuanto a medidas de prevención de la pandemia, sino a las variaciones naturales de nuestros instintos y deseos. Una actitud favorable a la exploración de nuestros cuerpos y fantasías ayudará a mantener un mejor estado de salud general y una mejor disposición para el afrontamiento físico y psicológico de la actual situación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios