Siete medidas para mantener sano el cerebro desde la niñez

Siete medidas para mantener sano el cerebro desde la niñez

Controlar la presión arterial, controlar el colesterol, mantener el azúcar en la sangre normal, ser físicamente activo, ingerir una dieta saludable, perder peso extra y no empezar a fumar o dejar de fuma

Un estilo de vida saludable beneficia al cerebro tanto como al resto del cuerpo y puede
disminuir el riesgo de deterioro cognitivo (una pérdida de la capacidad de pensar bien) a
medida que se envejece, según nuevas recomendaciones de la Asociación Americana del
Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Americana de Ictus.
Tanto el corazón como el cerebro necesitan un
flujo sanguíneo adecuado, pero en muchas
personas, los vasos sanguíneos lentamente se
estrechan o se bloquean a lo largo de su vida, un
proceso de enfermedad conocido como
aterosclerosis, la causa de muchos ataques
cardiacos y accidentes cerebrovasculares. Muchos
factores de riesgo para la aterosclerosis
pueden modificarse siguiendo una dieta
saludable, obteniendo suficiente actividad física,
evitando el consumo de productos de tabaco y
otras estrategias.
Estados Unidos.
'Life's Simple 7' esboza un conjunto de factores de salud desarrollados por la
Asociación Americana del Corazón para definir y promover el bienestar
cardiovascular. Los estudios demuestran que estos siete factores pueden también
ayudar a fomentar la salud ideal del cerebro en adultos.
El programa 'Life's Simple 7' insta a los individuos a controlar la presión arterial, controlar el colesterol, mantener el azúcar en la sangre normal, ser físicamente activo, ingerir una dieta saludable, perder peso extra y no empezar a fumar o dejar de fumar. Tener un cerebro sano se define como alguien que puede prestar atención, recibir y reconocer información de nuestros sentidos; aprender y recordar; comunicar; resolver problemas y tomar decisiones; mantener la movilidad y regular las emociones. El deterioro cognitivo puede afectar a cualquiera o todas esas funciones.

La recomendación, que se publica en la revista de la Asociación Americana del Corazón 'Stroke', destaca la importancia de tomar medidas para mantener el cerebro sano tan pronto como sea posible, porque la aterosclerosis - el estrechamiento de las arterias que causa muchos ataques al corazón--, puede comenzar en la infancia. "Hay estudios en curso para aprender cómo las estrategias saludables para el corazón pueden afectar a la salud del cerebro, incluso a una temprana edad", dice Gorelick, quien tras reconocer que se necesita más investigación, califica la perspectiva de "prometedora".

TENSIÓN ARTERIAL, COLESTEROL Y AZÚCAR ELEVADO, TODO INFLUYE

El incremento de la presión arterial, el colesterol y azúcar en la sangre pueden causar deterioro de los vasos sanguíneos grandes y pequeños, activando una cascada de complicaciones que reducen el flujo sanguíneo cerebral. Por ejemplo, la presión arterial alta --que afecta a aproximadamente uno de cada tres adultos estadounidenses-- es famosa por dañar los vasos sanguíneos que suministran oxígeno y nutrientes al corazón y al cerebro, destaca Gorelick.

El daño puede llevar a una acumulación de depósitos grasos, o aterosclerosis, así como la coagulación asociada. Esto estrecha los vasos, puede reducir el flujo sanguíneo al cerebro, y puede causar accidente cerebrovascular o "mini-accidentes cerebrovasculares". El declive mental resultante se denomina deterioro cognitivo vascular, o demencia vascular.

Anteriormente, los expertos creían que los problemas con el pensamiento causados por la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades similares eran totalmente independientes del accidente cerebrovascular, pero con el tiempo los investigadores han aprendido que los mismos factores de riesgo para el accidente cerebrovascular que se mencionan en 'Life's Simple 7' son también factores de riesgo para Alzheimer enfermedad y, posiblemente, para algunos de los otros trastornos neurodegenerativos, según Gorelick.

La recomendación también reconoce que es importante seguir las directrices publicadas anteriormente por la Asociación Americana del Corazón, el Instituto de Medicina y la Asociación de Alzheimer, que incluyen el control de los riesgos cardiovasculares y sugieren el compromiso social y otras estrategias relacionadas para mantener la salud del cerebro.

Los puntos de acción de 'Life's Simple 7', que se basan en hallazgos de múltiples estudios científicos, cumplen tres reglas prácticas que el panel desarrolló para identificar maneras de mejorar la salud del cerebro, que podrían ser medidas, modificadas y monitorizadas, señala Gorelick.

Estos tres criterios permiten traducir el conocimiento en acción, ya que los proveedores de atención médica pueden evaluar fácilmente los elementos simples de la vida, como la presión arterial; pueden fomentar medidas probadas que promueven la salud y pueden medir los cambios con el tiempo.

El asesoramiento de la AHA proporciona una base sobre la cual construir una definición más amplia de la salud del cerebro que incluye otros factores influyentes, dice Gorelick, como la presencia de fibrilación auricular, un tipo de latido cardiaco irregular que se ha relacionado con problemas cognitivos; educación y alfabetización; estatus social y económico; la región geográfica donde vive una persona; otras enfermedades cerebrales y daños en el corazón.

También es un punto de partida para ampliar la investigación en áreas como si puede haber marcadores detectables, como los hallazgos genéticos o de imágenes cerebrales, que representen una susceptibilidad a enfermedades cardiovasculares o cerebrales,
adelanta Gorelick.

"En algún momento de nuestras vidas, un 'interruptor' puede estar preparándose para 'girarse' o activarse, lo que nos sitúa en una dirección de riesgo de deterioro cognitivo y demencia", explica.

La demencia es costosa de tratar. Los gastos de atención directa son más altos que para el cáncer y casi lo mismo para las enfermedades del corazón, según estimaciones. Además, el valor de los cuidados no pagados para los pacientes con demencia puede superar los 200.000 millones de dólares al año. A medida que las vidas se alargan más en Estados Unidos y otros lugares, alrededor de 75 millones de personas en todo el mundo podrían tener demencia en 2030.

"Los políticos tendrán que asignar los recursos de salud para esto", dice Gorelick. La monitorización de las tasas de demencia en lugares donde los esfuerzos de salud pública están mejorando la salud del corazón "podría proporcionar información importante sobre el éxito de este enfoque y la necesidad futura de los recursos sanitarios para los ancianos", dice.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.