www.cronicamadrid.com
    26 de noviembre de 2020

RAUL HERAS

Al líder del PP le gustaría romper en las urnas los pesimistas sondeos sobre su partido, al igual que ha hecho su colega con los auspicios del Partido Conservador. Pero el sistema electoral que distribuye los escaños en el Parlamento de Londres, donde el primero se queda con el escaño y el resto sin nada, poco o nada se parece a nuestra Ley D'Hont
Llaman a esponsales desde Izquierda Unida hacia Podemos y otro tanto hacen desde UPyD hacia Ciudadanos. Hay mucho casamentero suelto que no quiere perderse el convite de las elecciones de mayo. Novias despechadas y novios desganados que se dejan querer en la distancia. Con un divorcio catalán por medio y dos grandes padrinos satisfechos.
Andalucia marca el camino para las otras elecciones que nos esperan a los españoles. Gana el PSOE pero sus problemas de gobernabilidad aumentan. Ganan Podemos y Ciudadanos, que se convierte en clave de futuro, y pierden sin contemplaciones el PP e Izquierda Unida, que tendrán que reflexionar a nivel nacional.
Lo veremos en Andalucia el próximo domingo y explosionar con toda su intensidad en las municipales y autonómicas del 24 de mayo: el efecto D'Hont. La Ley que establece el reparto de escaños a los partidos políticos tras el recuento de votos emitidos en las urnas favorece claramente a los más votados y castiga a aquellos que no han superado el 5% y que ven como sus "papeletas" se pierden en las orillas del camino hacia el poder. En esa tesitura están Izquierda Unida y UPyD.
La batalla de Madrid va a ser la más complicada y difícil de todas las batallas electorales del 24 de mayo. El Partido Popular parte con ventaja pero su actual mayoría absoluta es impensable y tendrá que negociar con un único interlocutor, Ciudadanos. Más compleja será la negociación imprescindible entre el PSOE y la suma de fuerzas a su izquierda. De los seis partidos que van a competir de verdad, dos pueden quedarse a las puertas de la Asamblea.
Un donostiarra y un granadino, catedráticos ambos, que se respetan mutuamente y que pueden terminar formando parte de un mismo gobierno autonómico en Madrid si el PP pierde la mayoría absoluta que detenta, son las nuevas bazas del PSOE y de IU para sobrevivir en medio de esa " pinza virtual" que forman los seguidores de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

No se lo esperaba y con la sorpresa vinieron los nervios. Mariano Rajoy se sorprendió ante la extremada dureza de Pedro Sanchez en su primera intervención tras el discurso del,presidente del Gobierno. Su sorpresa se acrecentó tras las replicas y pese a su gran experiencia parlamentaria se mostró dubitativo y hasta temeroso ante su adversario.
1,3583984375