El caso Malasaña desata una guerra institucional: Casado y Vox piden la dimisión de Marlaska

El caso Malasaña desata una guerra institucional: Casado y Vox piden la dimisión de Marlaska

jueves 09 de septiembre de 2021, 14:09h
Mientras Sánchez dice que la denuncia falsa no debe empañar el aumento de los delitos de odio y Marlaska asegura que la policía le informó ayer de la denuncia falsa, Casado acusa al Gobierno de utilizar los delitos de odio para degradar las instituciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado este jueves su cariño al colectivo LGTBI tras la "denuncia falsa" que se conoció este miércoles por parte de un joven en Madrid que había denunciado una grave agresión homófoba, y ha avisado de que este hecho no puede impedir ver la "realidad que sufren", por el incremento de delitos de odio.

"Esa denuncia falsa no puede impedir describir lo que es verdad, la realidad que sufren personas de muchas orientaciones sexuales por el hecho de ser como son", ha afirmado durante su intervención en un acto en Gijón para presentar la nueva ley de Formación Profesional.

En este sentido, Sánchez ha defendido que "es importante trasladar ese cariño y empatía" al colectivo, y también el compromiso del Gobierno "de seguir poniendo encima de la mesa medidas e instrumentos para frenar ese incremento, por desgracia, de delitos de odio" que se está produciendo, y "del que la sociedad española es testigo".

En esta línea, el Gobierno ha decidido mantener para este viernes la reunión de la Comisión de seguimiento del Plan de lucha contra los delitos de odio que Sánchez convocó de urgencia tras conocerse esa supuesta agresión homófoba en Madrid, sobre la que el denunciante ha cambiado ahora de versión, asegurando que fue consentida.

CASADO PIDE LA DIMISION DE MARLASKA

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de "utilizar de forma partidista" agresiones como la del joven de Malasaña y los delitos de odio, al tiempo que ha solicitado la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que "ya está inhabilitado para ejercer su cargo y está degradando las instituciones".

En declaraciones a los medios en Berlín tras asistir a un encuentro de líderes del PPE, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel, Casado ha subrayado que no hay que "utilizar" ese tipo de violencia y casos con el objetivo de "politizarlos" y "acusar a otros partidos".

Tras señalar que en la campaña electoral del PP de Madrid ya se vio utilización similar tras el envío de una navaja en un sobre, ha indicado que ahora también se ha hecho con la agresión "falsa" del joven de Malasaña, "intentando señalar a una ideología política".
"Creo que es muy irresponsable", ha enfatizado.

Casado ha recalcado que Marlarka "no puede seguir un día más" en el Ministerio del Interior tras "este tipo de agresiones que utilizan de forma partidista" y ha aludido también a actuaciones como el acercamiento de etarras, su gestión en materia migratoria o la "purga" de la cúpula policial que investigaba la "negligencia" del Gobierno en la pandemia.

MARLASKA DICE QUE LA POLICIA NO LE TRASLADO HASTA AYER SUS SOSPECHAS

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este jueves que seguirá coordinando la lucha contra la "lacra" de los discursos de odio pese a que la oposición pide su dimisión tras el falso caso de homofobia del joven de Malasaña. Según ha explicado, la Policía no le trasladó antes de ayer por la tarde ninguna sospecha sobre las incoherencias del denunciante, un tipo de caso en el que se manejan "muchas hipótesis", y que el Ministerio informó en cuanto tuvo conocimiento.

"Me enteré ayer a la tarde cuando declara el denunciante sobre los hechos y modifica su declaración. Buena prueba de ello es que el propio ministro del Interior, conocedor de lo que este asunto había traído a la opinión pública, dio la noticia y expuso lo que había acontecido en el transcurso de la investigación", ha señalado.

El ministro ha respondido a las críticas por supuestamente retener información en un caso cuya denuncia se tramitó el domingo y que motivó que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, convocara para mañana viernes la reunión de la comisión de seguimiento de los delitos de odio.

"La Policía no había dado sospechas. Además, estas investigaciones son muy complejas, hay muchas hipótesis de trabajo, muchas hipótesis en las investigaciones hasta que al final se desarrolla y concluye", ha señalado Grande-Marlaska, subrayando que fue ayer por la tarde cuando se enteró de la falsedad del testimonio del joven.

A preguntas de la prensa en un acto de inauguración de un puesto de la Guardia Civil en Madrid, Grande-Marlaska ha sostenido que "no señaló" a Vox para relacionarle directamente con la denuncia concreta del joven de Malasaña y que su intención es seguir siendo "responsable de la coordinación" en la lucha contra esta "lacra", con un incremento de delitos de odio del 10% en el último año, por lo que no se debe "banalizar".

LA ÚNICA RESPONSABILIDAD, SEGUIR TRABAJANDO

El ministro ha reconocido el daño que hace al colectivo LGTBI la simulación de un delito, como ocurrió en el caso del joven de Malasaña que, en realidad, consintió las lesiones en cara y glúteo que en un principio denunció en comisaría como una agresión de ocho encapuchados en pleno centro de Madrid a las cinco de la tarde.

Grande-Marlaska ha defendido la estrategia del Gobierno frente a los delitos de odio. "Yo la única responsabilidad que asumo es la de trabajar y seguir trabajando", ha comentado en respuesta a las peticiones de dimisión.

"Yo no he señalado a ningún partido, yo he señalado determinadas declaraciones políticas, públicas y en las redes sociales que generan un caldo de cultivo para actos como los indicados", ha añadido.

"Todas las declaraciones mías y del Gobierno", ha defendido, "han sido como consecuencia de la preocupación no de este hecho en concreto ni únicamente, sino en relación al conjunto de hechos que estamos verificando en las últimas fechas, donde se observa ese incremento de los delitos". "No individualicemos los delitos de odio con un hecho en concreto, estaríamos banalizando", ha continuado, haciendo hincapié en que existen una "pluralidad de hechos" más allá del caso de Malasaña.

Grande-Marlaska ha señalado que él "nunca instrumentaliza algo tan importante como son el respeto a los derechos humanos y la diversidad" --"algo esencial" durante toda su vida, ya antes de ser ministro-- y que lo que le preocupa es que la oposición "no esté hablando hoy de la realidad de los discursos de odio" que motivó que el Gobierno convocara para mañana la comisión de seguimiento de los delitos de odio, que preside el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a raíz del caso del joven de Malasaña.

El titular de Interior ha abogado por trabajar para que afloren más denuncias recordando que sólo se tramitan una sobre el 10% de los hechos que se cometen. "Hay que trabajar para que se investiguen todas", ha enfatizado antes de repetir que no hay constancia de 'manadas' que actúen en España de forma coordinada contra el colectivo LGTBI.

ALMEIDA REPROCHA A MARLASKA BUSCAR "REDITO POLITICO"

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha reprochado este jueves al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que buscara "rédito político" con la denuncia falsa del joven de Malasaña y ha instado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a "asegurarse de que por una vez que la preside (comisión de delitos de odio) se base en hechos que sean ciertos y no porque sea en Madrid".

"Cuando Marlaska dice que esto obedece a que partidos hacen un discurso, es obvio que quiso obtener rédito político, cuando Sánchez decide que él preside esta reunión o cuando dicen que esto es consecuencia de discursos de partidos políticos, es que pretende un uso partidista y abusivo", ha trasladado en regidor ante los medios de comunicación en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno celebrada en el centro cultural Fuente del Berro.

Martínez-Almeida se ha preguntado "¿por qué Marlaska no ha dimitido ya, por qué no lo hizo cuando cesó a Pérez de los Cobos, por qué no lo hizo cuando el 4 de mayo hizo lo mismo, ignorar y despreciar el trabajo de Policía y dar conclusiones anticipadas?".

"¿Cómo es posible que no haya dimitido o haya sido cesado con toda la sucesión de decisiones calamitosas, sectarias y de marcado carácter político?", ha apostillado.

A continuación ha reivindicado que Madrid es una ciudad en la que pueden producirse delitos de odio, "como en toda España", pero que estos "no son generalizados ni masivos". Ha expresado que lo que hay que hacer en esos casos es "apelar a la unidad" de quienes condenan estos delitos "y no buscar réditos políticos que pretendan beneficiar a una opción política".

También ha señalado que si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "quiere presidir mañana la comisión, que lo haga siempre, que lo haga cuando asesinan a Samuel en Coruña, y otra, que lo haga cuando los hechos sean ciertos". "Lo mínimo que se le puede pedir es asegurarse de que por una vez que lo preside se base en hechos que sean ciertos y no porque sea en Madrid", ha remachado a renglón seguido.

VOX

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha pedido la dimisión "en bloque" de todo el Gobierno de España por "vincular" a su partido con delitos de odio tras la denuncia falsa por la agresión homófoba en Malasaña y ha avisado de que exigirá que se deroguen aquellas leyes que no respeten la presunción de inocencia.

"El Gobierno debería dimitir en bloque por lo que ha hecho esta semana. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha vinculado estos delitos a un partido político y es una grandísima irresponsabilidad", ha lanzado Monasterio, en declaraciones a los periodistas tras visitar el centro de menores extranjeros no acompañados de Batán.

Así, la líder de Vox ha avanzado que va a exigir que se deroguen aquellas leyes que no respeten la presunción de inocencia, como se ha visto "con esta denuncia falsa". En el caso de que se hubiera denunciado a alguien inocente, considera que con las leyes que hay ahora mismo "no tendría presunción de inocencia" y es algo "gravísimo".

Monasterio ha insistido en que desde Vox condenan "cualquier tipo de violencia" y ha apostado por que en los colegios se empiece a enseñar "el respeto a todos". "Da igual su raza, condición sexual; hay que centrarnos en la educación porque sino vamos a fracasar", ha zanjado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios