El polvorín madrileño y las “bombas” que amenazan al poder