www.cronicamadrid.com
    21 de abril de 2018

Sergio H. Baz

Con apenas dos frases Vicente del Bosque se ha sumado a las huestes de José Mourinho: lo sucedido en la Eurocopa tiene un culpable, Iker Casillas, por no llevarse bien con el cuerpo técnico. Reconoce, eso sí, que se llevó bien y muy bien con todos los jugadores incluyendo a David de Gea.

Un campeonato del mundo, dos eurocopas seguidas, una forma de jugar al futbol que asombraba a los adversarios. Una etapa, una historia que ya está escrita. Fuë bonito mientras duró, pero se ha terminado. La selección española de futbol, la que conocíamos hasta llegar a Parïs, ya no existe. Es un proyecto agotado que necesita una vuelta completa de calcetín.

Si España hubiera ganado a Croacia podria haberse encontrado con Alemania en la final. Perdido el encuentro lo que puede pasar ahora es que nos encontremos a los portugueses de Cristiano en la final tras ver la suerte que tienen los lusos y la desgracia que se adueñò de Modric y compañía pese a contar con todo su potencial disponible. Los dos cuadros de los 16 equipos que compiten en octavos es tan desigual que da lugar al desatino de mezclar a cinco campeones del mundo, por un lado, y a recien llegados a la gran competiciòn, por otro. La Gales de Bale, que ya esta en cuartos, es un buen ejemplo.

España se quedó sin la magia de Iniesta y de Silva al acabar el primer tiempo, en esos minutos finales que aprovecharon los croatas para empatar tras una nueva cantada de Ramos y De Gea. Mal el defensa y mal el portero que ya habían estado a punto de regalarles un par de goles a Rakitic y compañia.

Tu te has vuelto de Turín con tres goles de ventaja. Crees que tienes el pase a semifinales “chupao”, que te basta con salir a entretener al público del Bernabeu durante 90 minutos. Y te equivocas.
El Barcelona tenía casi asegurado un puesto en las semifinales de la Champion, Y otro tanto cabe decir del Manchester City. Los dos han perdido y los resultados son un aviso para el Real Madrid y para el Bayern. Los blancos van a Turín con una gran ventaja pero la Juventus va a querer imitar a la Roma y acompañar a sus paisanos a la siguiente ronda como uno de los mejores cuatro equipos de Europa. Y si el Sevilla da la campanada en Alemania, las sorpresas demostrarán que en el futbol se gana tanto por intensidad y confianza como por calidad y millones.
En el Bernabeu de los ochenta mil asistentes ni el dueño del campo ni el vecino visitante supieron ganar. El de blanco quería ganar y acercarse a ese segundo puesto que ambiciona en la Liga que hace mucho tiempo dió por perdida, pero sin arriesgar a su estrella. El de rayas no quería perder para que los cuatreo puntos de ventaja se mantuvieran una semana más. Y el resultado fue otro año en el que Pérez no ha conseguido mojarle la oreja a Cerezo. Menos mal que una buena comida lo solucioina casi todo.
En el Barça los goles los marcan sus dos estrellas, Messi y Suárez, pero el club blanco sólo hay un marcador, Cristiano Ronaldo
Hubo fiesta en París y la cómoda victoria del Madrid sobre el riquísimo PSG hace que el misterio blanco alcance límites de brujería. Es difícil de explicar cómo unos jugadores que pudieron golear al campeón francés en su propia casa está tercero en la Liga española y peleando contra el cuarto, después de ser eliminado a las primeras de cambio en la Copa.
Hoy, martes seis de marzo de 2018, en París el Madrid de las glorias mundiales se juega todo o nada en 90 minutos. Toda la temporada de un club con 600 millones de euros de presupuesto centrada en un partido y dos goles, que es la diferencia con la que los blancos se van a enfrentar al PSG. Si eliminan a los discípulos de Unai Emery y los petrodólares, tanto Zidane como Ronaldo y Florentino Pérez presumirán de que están más cerca de conseguir su tercera Champión seguida. Tan sólo será un paso más. les quedarán unos cuartos muy difíciles, unas semifinales todavía más difíciles y una final que visto el redimiento del equipo se antoja casi imposible.
Entre los tres suman casi ochenta goles. Cavani, Neymar y Mbappe son las tres joyas del PSG, el equipo que de la mano de los dólares del petroleo del golfo Pérsico, nada menos que 467 millones invertidos en los tres delanteros, quiere pasear por las calles de París los tres trofeos a los que aspira: La Liga, la Copa y la Champion. Los mismos que el Barcelona en España. Enfrente tienen los raquíticos números del Real Madrid. Ellos marcan casi cuatro goles por partido, los blancos no llegan al dos y medio. El objetivo de los parisinos para este catorce de febrero y para el 6 de marzo, en la vuelta, no es otro que el de “matar” y terminar de deprimir a los actuales campeones de Europa.
En la pretemporada y en el inicio de la Liga, con Cristiano sancionado, Bale en la enfermería y Benzema donde siempre, que es fuera de foco, las dos grandes esperanzas españolas del Madrid merecían todos los elogios.Eran parte del futuro blanco, tenían esa chispa que tanto gusta a la afición, movían al equipo, dirigían el juego y marcaban goles. Renovaron contrato y parecía que con la política de “banquillo” que iba a establecer Zinedine Zidane, el campeón de Liga y Champión era un más que firme candidato a repetir el doblete.
Malos tiempos para el presidente blanco que ve como su equipo ahonda el pozo en el que está metido y que en el mundo de los negocios sigue sin encontrar sponsor para remodelar el Bernabeu, al mismo tiempo que los competidores italianos han logrado el permiso del Gobierno para lanzar su OPA sobre Abertis
Zidane dejó el reencuentro de la BBC para el final y no por mucho tiempo. Benzema entró en el minuto 70 y Bale se retiró en el ochenta. Sorpresas que tiene el entrenador blanco en su chistera. El mal partido de Mayoral en el campo del Leganés tuvo su premio: titular. Sin mejora. Pudo marcar un par de veces pero se le nota el nerviosismo y mucho más si es en el Bernabeu.
Vamos a mirar el futuro Del Real Madrid en las tres competiciones en las que, por ahora, sigue vivo. Su futuro es más negro que blanco pero los sueños duran hasta que las realidad los convierte en pesadillas. En esas está el equipo de Zidane cuando faltan 21 partidos de Liga, seis partidos de Copa del Rey y uno más de Champion.

0,484375