Florentino, Zidane y sus fuegos artificiales