Viñales ruge en la fría noche de Qatar