Sí, se impuso el realismo en el PSOE