Lo peor: Desaparece la crítica ciudadana