Critarquía y violencia: la mezcla que hará estallar Cataluña