La historia inventada pero real de una empresa sin cabeza