La insaciable voracidad de la oposición