La policía adquiere un lector de microchip para identificación directa de perros y gatos