El alcalde asegura que los intereses que pagan por el tranvía  agravan  la situación económica