Denuncian que el Servero Ochoa utiliza camas desechadas de otros centros