Los agricultores venderán directamente sus productos con puestos en los barrios